Pepa Bueno Pedro Sánchez Trump
Pepa Bueno y Pedro Sánchez

Los medios empiezan a hacer la pelota al “jefe”

Los grandes medios andan como locos por hacer la pelota a Pedro Sánchez, el nuevo “jefe”. El mismo que a partir de ahora, y a lo largo de al menos cuatro años, va a decidir con su dedazo a qué medio va a conceder la gracia de la publicidad institucional y a que medio va a poner a buscarse la vida para conseguir financiación.

Y así andan en ‘El País’, tan acostumbrados ellos a vivir del cuento y de la subvención pública. Locos por la música y por llevarse un gran pellizco de esa tarta que reparte el estado entre medios afines o no molestos. Y para eso, para alcanzar ese fin, ponen a todas sus grandes espadas a trabajar. Hay que hacer la pelota a Sánchez como sea.

Pero deberían disimular un poco más porque el artículo que hoy le ha dedicado Pepa Bueno es de un pelota demasiado subido incluso para ellos. Elogia Pepa Bueno a Sánchez como si fuera una especie de faro de occidente, como cuando Pajín comparaba a Obama con Zapatero. Llega a decir Pepa Bueno que “el capital político” de Sánchez “tiene que ver con algo más sutil y muy contemporáneo. Pedro Sánchez ha sido percibido como un político con autonomía de decisión. Dentro y fuera de su partido. Como Trump, pero en racional. Y ese es un atributo de valor incalculable en un mundo interdependiente, con los partidos políticos bajo sospecha, con la política a merced de la economía, con los algoritmos decidiendo nuestra pareja y nuestro menú.”

Ahí es nada, Sánchez es como Trump pero en racional. Es decir, Trump es un irracional. El presidente que ha conseguido poner a su país en cotas de paro no vistas desde hace años y con una tasa de empleo prácticamente nula es irracional. Sánchez que, de momento no ha demostrado más que falsea su tesis doctoral, pacta con golpistas, con filoterroristas y con golpistas es el racional.

Hasta para ser un pelota hay que ser un poco más profesional y justificar el peloteo al jefe de una forma algo más lógica. Pepa Bueno es mala hasta para hacer lo que mejor sabe hacer, la pelota. Recomendamos a ‘El País’ que para un trabajo tan delicado como conseguir subvenciones del jefe utilice a gente con un poco más de tacto y un poco menos de descaro. No se notaría tanto.

Enlace directo al artículo de Pepa Bueno.