ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Recientemente, me he interesado en investigar sobre la práctica de la vida cristiana en grupos donde tengo contacto frecuente. La muestra incluye fundamentalmente a jóvenes y adultos activos en su fe con la salvedad de entre un 4,1% a un 8,3% de cristianos encuestados no practicantes.

Las respuestas, pueden resumirse del siguiente modo:

  • Los cristianos encuestados responden en mayoría (47,9%) que sólo rezan entre 5 a 10 minutos.
  • Sus oraciones van dirigidas en su mayoría a Cristo y María (57%)
  • Rezan para dar gracias y pedir por sus seres queridos en un 37,2% y en un 26,4% dan gracias a Dios por todo lo bueno que han recibido y piden buscar el reino de Dios y su justicia.
  • Rezan de forma mayoritaria de forma libre y con algunas oraciones aprendidas (43%)
  • Y respecto a la lectura, meditación y oración con la palabra de Dios la mayoría confiesa no leerla, meditarla u orar con ella nunca o casi nunca (57%)

De los datos adquiridos, se pueden hacer varias reflexiones o preguntas, ¿es suficientemente representativa la muestra? ¿han sido del todo sinceros? Sin embargo, si tomamos como ciertas las respuestas anónimamente contestadas y tenemos en cuenta el reducido porcentaje de no practicantes, es relevante destacar que gente que se dice cristiana y que por tanto se definiría por tener una relación personal con el Señor, solo dedique (el 80,2%) entre 5 a 30 minutos para la oración.

A ese 80,2 %, Cristo les dice: Mas velad en todo tiempo, orando para que tengáis fuerza para escapar de todas estas cosas que están por suceder, y podáis estar en pie delante del Hijo del Hombre. Lucas 21:36

Seguidamente, resulta interesante observar como en las oraciones tan sólo un 5% se dirige al Hijo de Dios. Si bien es cierto que un notable 30, 8% se dirige a Dios Padre.

Frente a esto podríamos recordar: Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre. 1ª de Timoteo 2:5. O aquella cita del apóstol San Juan que nos recuerda que todo aquello que pedimos a Cristo conforme a su voluntad lo obtenemos (1ª Juan 5:14-15)

Respecto al objeto de la oración, destacan aquellos que dan gracias y rezan por sus seres queridos (37,2%) y en menor medida (26,4%) se pide buscar el reino de Dios y su justicia.

Si bien el planteamiento podríamos juzgarlo como correcto, Jesús nos enseñó que buscásemos en primer lugar el reino de Dios y su justicia y el resto se nos daría por añadidura. (Mateo 6:33)

A continuación, preguntados por su forma de rezar, tan sólo ¼ parte (25%) tiene una oración libre y una conversación con el Señor que concuerda con la Biblia. El dato es relevante, pero no puede extrañar ya que el porcentaje de tiempo que dedican a orar es tan poco que apenas hay tiempo más que para repetir de memoria y mecánicamente algunas oraciones. De nuevo, frente a este dato, nuestro Señor nos recuerda que no usemos vanas repeticiones, sino que entrando en nuestro cuarto recemos al Padre el cual sabe lo que necesitamos antes de que se lo pidamos (Lucas 11:2-4)

La contestación a la última cuestión es escalofriante. Tan solo un 11,6% lee, medita y ora con las sagradas escrituras. Mas de la mitad declara no leerla nunca o casi nunca. De nuevo, conecta con la escasez de oración y por tanto de vida espiritual. Esa falta de contacto con la Biblia no es nueva en el caso de España, país donde se realiza la encuesta y no en vano Ángel Alalá, profesor de la Universidad Pontificia de Salamanca y del Seminario de Zaragoza afirmó que: España no fue nunca un pueblo de la Biblia. Los poquísimos e incompletos manuscritos medievales de biblias romanceadas y las exiguas traducciones de la Escritura que vieron la luz en España en los siglos XIII al XV no autorizan a pensar que predominara en ella la tendencia de los lectores, siempre pocos por supuesto, a conocer la “palabra de Dios”. Frente a esto, padres de la Iglesia como San Jerónimo afirmaron: desconocer las escrituras es desconocer a Cristo o San Juan Crisóstomo el cual decía que al leer las Escrituras conforme a la Iglesia enseña caminamos de nuevo en el paraíso. Pero de nuevo las exhortaciones bíblicas son muchas y muy claras destaco algunas de ellas:

  • Josué 1:8: Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
  • Salmo 119:105: Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.
  • 1ª de Timoteo 4:13: Entretanto que llego, ocúpate en la lectura {de las Escrituras,} la exhortación y la enseñanza.
  • Hechos 17: 10-12: Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.
  • 2ª de Timoteo 3:15: y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

De los resultados obtenidos, no creo equivocarme si afirmamos que algunos de ellos son muy representativos de la sociedad española. Sin embargo, juzguen, contrasten y comprueben ustedes si aquello que recoge la divina escritura ha sido o es lo que ha caracterizado la piedad cristiana española.

Que será en un futuro depende de todos nosotros, no esperen partidos, gobiernos, militares o clérigos providenciales. Hay un mandato de evangelizar que Cristo encomendó y es necesario obedecerlo (Marcos 16:15).

Recuerden: !!ay de mí si no anunciare el evangelio!! (1ª de Corintios 9:16)

piedad cristiana

piedad cristiana

piedad cristiana

piedad cristiana

piedad cristiana