cuentos de la haba

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Desde que empezó a dibujarse  en la Plaza de la Puerta del Sol las acampadas de aquellos descamisados nombrados por algunos periódicos  en esta emblemática  plaza madrileña, instalada en el kilómetro cero, poco a poco nos iban las televisiones y periódicos dando noticas sobre esta movida de populismo que como muy bien pregonaba Amando de Miguel sobre este populismo el cual “supone un cierto descrédito o cansancio de la democracia representativa, considerada como una fórmula foránea o desvirtuada por los elementos oligárquicos (la “casta”, el “establishment“). Se apela al pueblo directamente como depositario exclusivo de valores auténticos. En lugar de “pueblo”, se puede decir la “ciudadanía” o la “gente”.

Este enjambre de personas solo quería entablar en esa base social representada en esa plaza de Madrid. Este creciente de aquellos días se les fue diluyendo como un terrón de azúcar en un café. Aquella panacea fructifico en aquellas, se decía de “antisistema” creando estos populismos masas de personas que avisadas bien por internet con los escraches y las movilizaciones ciudadanas y las consultas populares poco a poco se iba inflando de personal esta Puerta del Sol madrileña.

De aquellos días a la fecha de hoy este partido de Podemos ha ido dando tumbos muy variopintos, lo mismo que sus camaradas  dando con el hartazgo de sus familias cercanas y alejadas, donde la política extraña  e inequívoca de esta organización se ha ido diluyendo, se ha visto que este prestamista de votos  está pordioseando e implorando y rogando  a Pedro Sánchez  en todo, su última  petición ha sido con el sablazo de   una vicepresidencia y, con una jerga cómica, le podría pedir hasta un peluquero para adecentar más su coleta o un par de guardias más para vigilar su mansión. Este pedigüeño de la política, últimamente le ha pedido una mesa de negociación, pedir, por pedir que no quede.

A esta criatura por ahora, Sánchez no le acepta las ínfulas demandadas por el jefe de Podemos, digo por ahora, ya que conociendo a estos dos sujetos cualquier cosa podría pasar. Aunque el inquilino de la Moncloa ha dicho que no aceptará ministros de Podemos, pero viendo el percal se le puede ver de qué género está hecho el traje del Presidente en funciones. Sánchez tiene ahora mismo un trasiego que no sabe por dónde anda, por eso digo que cualquier locura podría darse con tal de satisfacer al hombre de la coleta, lo mismo que Ciudadanos empezaría a besarle la mano para entrar en el Gobierno. Aquél cuento de la haba que nunca se acaba me viene a la memoria de cuando era jovencito cuando preguntábamos que en cuando iba a terminar este cuanto que nunca tenía fin.

Todos se quieren montar en el tren hacía la Moncloa, siempre y cuando este amigo de los aviones decida montarse en el tren de los nacionalistas, depredadores de España, y como no, de separatistas catalanes y vascos, el cuento de la haba tendría su final en cuanto a su leyenda, con todo esto no sabría decir que sería mejor. Los caminos emprendidos para gobernar España están muy diferenciados para llegar a buen término.