ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

No soy “Juancarlista”

Es muy llamativa la forma en la que siempre ha sido tratado el Rey Juan Carlos por parte de toda la prensa española. Se silenciaba cualquier crítica y cualquier mala noticia que hubiera sobre él. Todo eran rumores, todo habladurías de la calle pero nunca salía ninguna noticia sobre el Rey o la Familia Real que pudiera incomodarles, todo eran alabanzas hasta llegar a un peloterismo bastante insoportable.

Y a mi, que nunca he sido monárquico y mucho menos “Juancarlista” -aunque con la fauna política que padecemos sería mucho menos republicano- me sorprendía la forma en la que se trataba al Rey. Sí, me sorprendía aquello de “El Rey, como un español cualquiera…” y sandeces de ese tipo.

Pero de unos años a esta parte hemos pasado al extremo opuesto, como siempre suele suceder en España. Lo que antes era fantástico, ahora es un auténtico desastre y quien antes era casi perfecto, ahora tiene todos los defectos del mundo y más. Y escuchando o leyendo lo que ahora se dice en la prensa sobre el Rey Juan Carlos. Y escuchando todas esas noticias escandalosas que aparecen sobre él y que, además, llevan la coletilla de “lo sabíamos todos, no puedo más que decir que si todo lo que se publica ahora en la prensa sobre el Rey “ya lo sabían todos”, ellos son mucho peores que él porque, sabiéndolo todo lo han ocultado, lo han protegido y se han convertido en sus cómplices.

 

La Familia Real posando en el 80 cumpleaños de la Reina Sofía

Y lo peor de esa prensa, que ahora es tan sumamente agresiva con él, es que van de dignos tanto con lo que hacen ahora como con lo que hacían antes. ¿Qué se han creído? ¿Cómo pueden reconocer tan abiertamente no haber hecho bien su trabajo y mantenerse en su poltrona de perfección y dignidad? Hace poco leía que un estudio decía que la prensa española era la peor de Europa y, para nuestra desgracia, no dejan de demostrarlo.

Se han pasado la vida manipulando, en lugar de informar. Lo que están haciendo en los últimos años, y sobre todo en los últimos tiempos, es ya de completa vergüenza. No son medios independientes, son medios al “servicio de”. Y en ese “servicio de” fomentan la desinformación en función a intereses partidistas con el que buscan mejorar su cuenta de explotación.

Se sitúan como si esto fuera una obra de teatro en la que cada uno interpreta un papel. Unos se sitúan en la derecha, otros en la izquierda, pero observen lo que pasa cuando hay cambio de gobierno y no se sabe muy bien cuáles van a ser los pactos futuros. Ninguno de ellos se moja en exceso no sea que no vaya a conseguir la subvención de turno a costa del dinero de todos.

¿Que ahora nos dicen que el Rey Juan Carlos ha sido siempre malo malísimo? Pues la única conclusión a la que se puede llegar con eso es que ellos también porque hasta ahora no habían dicho nada.