no hay quinto malo

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Hace unos días un amigo me preguntaba por el origen de la expresión “no hay quinto malo”. Le dije que la desconocía y le di las gracias, porque si encontraba el origen tendría otro anécdota para compartir con los amigos de El Diestro ¡Olé!

Y así ha sido, ojeando algún libro y mirando en la red me he topado con la respuesta. Carlos Abella explica el origen de esta expresión en uno de sus libros titulado “¡Derecho al toro!”, de 1996, y dice así:

«Tiene su origen en la época en la que en las corridas de toros no existía el sorteo de los toros, sino que era el ganadero quien —teórico conocedor del previsible juego de sus toros— reservaba el de mejor nota y presumible mejor comportamiento para ser lidiado en quinto lugar».

Aunque, como para casi todo, existen otras teorías, esta es la que considero más acertada.

1 Comentario

  1. Efectivamente Carlos Abella tiene razón en el origen aunque no razona el pique del 5, y es porque al sexto la gente se solía salir para llegar a sus casas, en los medios de transportes de aquellos tiempos, por lo que los ganaderos, para que todos los espectadores se llevaran un buen sabor de boca de los toros, sacaba en quinto lugar al toro de su preferencia.

Comments are closed.