Europa

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

El flamante Europeísta Esteban González Pons hace una semblanza en el Confidencial sobre el futuro que se está viendo en una contrarreforma – Populista, dejando entrever su marcha dentro de nuestras fronteras sin saber cómo pararlas, lo dice unos días antes de poner en marcha un nuevo ciclo en la Unión Europea.  En esta semejanza, aunque diferenciada, donde cada día van entrando con nuevos escenarios los independentistas, tanto españolas como de fuera de nuestras fronteras españolas, aunque estoy seguro que muchos dirán que España no tiene fronteras mirando por encima la España de nuestro entorno.

Hay veces  que me pregunto por qué estos populismos salvajes   se  están arraigando de manera supremacista, enfocándolo en nacionalismo xenófobo e intolerable en los tiempos en que estamos, pero, hay partidos, me refiero a España, que con sus remilgos, me refiero  a todos los partidos, principalmente a las derechas y cuando digo a todos,  son todos, donde los constitucionalistas de palabras se están tragando las miserias de los nacionalistas, dejando entrever, a la derecha con sus divergencias que solo son los atrevimientos baratos de sus “amos” de partido. Donde estoy seguro que sus votantes discreparían de los caprichos y las manías que tiene estos partidos enumerados anteriormente.

En esta analogía que hace González Pons, le acompaña una viñeta donde se puede ver dos señales enflechadas, una anunciando hacia la izquierda con el nombre   Polpulismus y otra hacia la derecha con el nombre demokratie. Dos nombre muy bien diferenciados. Estos, los populismos amigos de los independentistas, cuando este eurodiputado, dice que la pobreza extrema se ha reducido, las infraestructuras han mejorado con la comunicación, los niños tienen más esperanza de vida, con un etc. muy grande de superación con los vividos con los años 70 y 80 y sin embargo la gente sigue enfadada, enfadada con el entorno que le rodea.

El avance europeo, el que esperábamos va muy lento y como dice este eurodiputado, el nacional-populismo es hijo del miedo. Nuestras derechas cabalgan sin silla, así, no se pueden  montar en el caballo de la prosperidad. Los populismos  y los nacionalistas van engrosando ideas irritando más a la gente. Sigue diciendo este eurodiputado “Quienes atacan a la Unión Europea, ya sea desde un sillón ministerial, la sede de un partido o alguna línea editorial, lo hacen porque saben que, en estos momentos, es el objetivo más débil. Es fácil culparla de cualquier cosa mala que ocurra porque apenas protesta. Y cuando lo hace apenas se la oye. No hace falta que diga que el periodismo está anclado también en sus sillones, esperando verlas venir.

La política europea está también sesteando y si estos populismos, como se está viendo, Europa o lo que quede de ella, quedará fraccionada, mejor dicho, arrancada de cuajo: estas son las directrices que de seguir así lo veremos más tarde que nunca. ¿Estamos en Europa, o no estamos? Y por lo que estamos viendo, creo que no. Estamos en una encrucijada donde el populismo está sabiendo sacar rebanada ya que el aceite lo tienen en sus manos. Demos tiempo al tiempo, no deseo ser agorero, pero mis canas me dicen que la mala uva, lo mismo que se ha adentrado en España ha irrumpido con mayor calado en Europa.