modelo económico

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Desde muy jovencito me compraba la ropa en una tienda de mucho prestigio existente en toda España. Me cogían los dobladillos gratuitamente, aunque por entonces, casi nunca era necesario, toda la ropa me quedaba pintada.  Muchos años después y desde que me he dado cuenta, que mi tienda de siempre, ha sido absorbida por una gran multinacional, aunque mantiene el nombre de origen, he decidido cambiar. Me he comprado una chaqueta de sport en una pequeña tienda de moda, hoy, cada vez más numerosas. Una vez en casa me di cuenta que las mangas me quedaban algo largas. No me importó lo mas mínimo, cerca de donde vivo hay una señora costurilla. Cuál no sería mi sorpresa cuando me dijo que el arreglo me tardaba entre dos y tres semanas. Me di media vuelta y eliminé la posibilidad del arreglo. Cuando me la pongo meto las manos en los bolsillos o me las remango lo más disimuladamente posible.

Por eso de la imagen y la edad, he cambiado de hábito a la hora de vestir. Además de utilizar con frecuencia las chaquetas, he eliminado los chinos y los vaqueros solo pantalones de vestir. Por lo que necesito lavarlos y plancharlos con frecuencia. Me aconsejaron, en la misma tienda que me compre la chaqueta, que los llevara a la tintorería “por ná y menos te lo devuelven limpios y planchados” ni lo uno ni lo otro; el coste era el doble de lo que me dijeron, pero lo peor, lo que me tardaban, entre una y dos semanas. Lo mismo, media vuelta. Ya en casa llamé a mi peluquera, me dio cita para una semana y por ultimo entré en la aplicación de la Seguridad Social Andaluza para pedir cita para mi médico de cabecera. Parece que después de quince años, la alergia otra vez se ha dejado notar y no me deja dormir por lo que necesito antiestaminicos. Me han dado la cita para una semana. Sé que les costara creerlo, pero todo esto ha sido en unos pocos días.

Es difícil de entender por personas que sufran esta situación, cualquier ciudadano, que tengamos cuatro millones de desempleados y que estemos condenados a tener un paro estructural de entre el quince y el veintitantos por ciento. Hace tiempo leí un artículo que se titulaba “El paro en España es una estrategia política” es lo único que recuerdo del mismo. Pero después de escuchar que el banco Santander seguirá despidiendo gente, cuatro mil están en puertas, una empresa que junto a dos o tres más del mismo sector, conforman el oligopolio de la banca en España. Un oligopolio que funciona en régimen de monopolio por no haber competencia entre ellos, se ponen de acuerdo en todo lo que les interesa y dicen que no ganan dinero. Si estas no tienen beneficio, imaginen el que pueden tener las pequeñas empresas que luchan en un autentico mercado de libre competencia y bajo la tiranía del neo-liberalismo al que son sometidas.

Las pequeñas empresas en España en general no tienen beneficio, aunque sí que lo generan, quizás más que muchas empresas de nuestro entorno europeo. La diferencia es que aquí el beneficio empresarial se lo reparten los trabajadores y la administración pública. Nadie se echa las manos a la cabeza porque un trabajador con el Sueldo Mínimo Interprofesional y todo lo añadido, le cueste a la empresa no menos 1.625 euros mensuales cuando más de la mitad de los Autónomos no se llevan para su casa ese sueldo mínimo de 900 euros. Nadie se sorprende porque solo el seis por ciento de las empresas que cada año abren en España no lleguen a cumplir el año de vida.

Puede que la costurilla, la peluquera o el tintorero a los que les sobra el trabajo, no saquen el sueldo mínimo inter-profesional a pesar de que dediquen setenta u ochenta horas a la semana, es posible que ni cojan vacaciones en verano. Pero eso es preferible a que llegue final de mes y no tener para pagar el sueldo a un empleado, o para pagar los Seguros Sociales o que, a pesar de pagar un empleado, este se de de baja, y no siempre por circunstancias razonable, y se quede a trabajar solo o sola a pesar de pagar sueldo, seguros sociales y demás gastos o lo peor que te le llegue una. Tampoco tendrán miedo a la visita del Inspector de trabajo, Riesgos laborales, Vigilancia de la salud o al de Hacienda. Terminado su trabajo, echará la persiana y se irá a casa a disfrutar del merecido descanso ganado con el sudor de su frente. Es como si “La persiana de su negocio hubiera quedado marcada con la sangre de aquel cordero para que el ángel exterminador pasara de largo”.

También te puede interesar...


Otras sugerencias



Artículo anteriorEl paseíllo ¿qué es?
Artículo siguienteLos pijomunistas
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.