héroe

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Los contrastes que vivimos actualmente en España, merecerían, que pasado un tiempo prudencial, alguien con solvencia y responsabilidad los estudiara detenidamente y emitiera un informe en el que se explicara cómo y por qué han ocurrido por si conviniese variar el rumbo o seguir con la misma dinámica. Hablando de contrastes, voy a escribir del presente más rabioso sobre dos personajes españoles.

Uno, el héroe; y otro (o, mejor dicho, otra), la villana. Empezaré por esta última, pues prefiero que al lector le quede un buen gusto de boca. La villana en cuestión es una catalana que se llama Laura Borrás y, a mi parecer, es una de las mujeres más estúpidas que existen. Mira si será boba, esta vulgar separatista, que dice que “los catalanes no tienen Rey”. Aunque me supongo el asco contenido que le daría a nuestro monarca recibir a esta lerda, estoy seguro de que actuó con la corrección y diplomacia que sabe hacerlo Felipe VI.

Pero como yo soy un anciano harto de separatistas, me voy a permitir decirle a esta ignorante lo siguiente: Laura, tú y todos los catalanes si tenéis un Rey, que lo es, además, de todos los españoles Lo que no tenéis los separatistas es respeto por la Ley, que obliga -también- a todos los españoles. Ley que espero acabe con vosotros más pronto que tarde, para el bien de España. Y ahora, voy con el héroe del momento y de siempre: Rafael Nadal. De él he escrito en muchas ocasiones y hasta le dediqué un soneto. Pero no me ocuparé hoy de sus triunfos deportivos, porque ya lo han hecho todos los medios de comunicación y, sin duda, con más sapiencia que yo.

Hablaré de Nadal como persona, y quiero calificarlo con la palabra “cabal” que, en boca de mi abuelo materno, significaba la suma de todas las virtudes que -a su juicio- deberían adornar a un ser humano, como trabajador infatigable, hombre de palabra, formal, humilde y discreto; paciente, servicial y respetuoso.

En definitiva, la antítesis de un parásito de la sociedad como la tal Borrás. ¡¡Estoy seguro de que la historia les hará justicia a los dos, pero en distinta dirección!!