noticia

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Desgraciadamente, estamos atravesando en España unos tiempos verdaderamente terribles con la invasión en la mayoría los medios de comunicación, de la izquierda más rancia y embustera de todos los tiempos. Ya son muy escasos los que -debiéndose a las informaciones veraces- nos se han vendido por un plato de lentejas o por algo más sustancioso. Creo que a nadie se le escapa que el comunismo más repugnante, la masonería más abyecta y la pérdida de los valores naturales, fomentan este desconcierto (bien calculado, por cierto) para destruir las esencias que nuestros mayores practicaron, respetaron y nos legaron en su inmensa mayoría.

Somos muchos los que vemos que esta apisonadora ideológica abarca cada vez más ambientes y, por eso mismo, debemos levantar un “muro de la resistencia” para frenar tanta porquería. La noticia (la real, la auténtica, la buena) a que me refiero es que en Madrid se han beatificado a 14 monjas que en el año 1936 fueron asesinadas por unos milicianos que, formando parte de la persecución religiosa que hubo en España entre 1936 y 1939, y llenos de odio, las sacaron de un piso en el que se habían refugiado (tras huir de su convento) las maltrataron con saña, y las violaron antes de matarlas.

Así lo han señalado algunos medios de comunicación, los menos. Y ahora diré como lo contó la televisión gubernamental de Zapa-bis, dirigida por la, para mí, repulsiva anciana Rosa María Mateo: “Las 14 religiosas fueron sacadas de su convento en Madrid por unos milicianos y desaparecieron” ¿Que desaparecieron? ¿Como puede haber tanta basura y tanto odio en TVE? Está visto que, al final, todo cuadra. Esa anciana que destila inquina (que por cierto tuvo que rectificar su currículo pues no es Licenciada en políticas) no llegó a su cargo por casualidad.

Fue rescatada del ostracismo por Zapa-bis nombrándola Administradora Única con carácter provisional (¡¡toma ya provisionalidad; lleva once meses!!) para que hiciera todas las “guarrerías que quisiera” Y lo peor de todo ¿qué es? ¡¡que las hace!!