Carlos Herrera se cachondea eurodiputados
Carlos Herrera

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Ridículos a más no poder

Desde hace ya unos cuantos años, lo más ridículo y absurdo de la sociedad española ha conseguido alcanzar grandes logros en el terreno político. Tenemos a los “miembros” y “miembras” de Podemos, a los “socialistos” y su cada vez más ridículo “lenguaje inclusivo”, a los separatistas, a los proetarras… en fin, lo peor de cada casa.

Personajes que, además, detestan aquello de lo que viven y llegan a extremos ridículos para no renunciar a sus “latisueldos” y a sus puestos. Esperpentos que en muchos casos llegaron donde han llegado prometiendo renovar la política, luchar contra el sistema e incluso darle la vuelta a todo como si se tratara de un calcetín.

Pero a la hora de la verdad, cuando en un lado de la balanza se sitúan sus supuestos principios y al otro el puesto al que pueden acceder, lo tienen claro, disimulan y donde decían digo ahora dicen “Diego” y prometen o juran acatar la Constitución utilizando las fórmulas más ridículas que uno pueda llegar a imaginar, un puestazo bien vale un ridículo.

Por los presos políticos, por la libertad de los pueblos, por las ballenas, todo vale con tal de pasar por el trago necesario para llegar a conseguir el sueldo ansiado. En su editorial de hoy, Carlos Herrera mostraba algunos de los ridículos juramentos de los eurodiputados e ironizaba con ello cargando contra los protagonistas: “Por er bétiz, ¿por qué no prometéis por algo serio ya? Hacedlo por el bétiz”.

Y tiene toda la razón Herrera, puestos a hacer el ridículo como lo hacen, que lo hagan hasta el final. Es inadmisible el comportamiento de la fauna política a la que mantenemos. Cada vez son peores.