Ussía hunde a los organizadores del Orgullo gay

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Hoy el gran Alfonso Ussía escribe en La Razón un artículo titulado ‘Boti, gracias’; un artículo en el que Ussía hunde a los organizadores del Orgullo gay. Porque una cosa son las organizaciones del colectivo LGTBI, y otra muy diferente cada uno de los individuos que lo conforman que, en la mayoría de los casos no tienen nada que ver con estas organizaciones politizadas y que actúan siguiendo criterios políticos y mirando a los intereses a los que sirven.

De ahí la importancia del artículo que puedes leer aquí, y es que Alfonso Ussía hunde a los organizadores del Orgullo gay. Die Ussía:

«El PP y Ciudadanos no estarán en la cabecera de la manifestación del Orgullo LGTBQ+2019. Los organizadores se sienten molestos con estos partidos por haber alcanzado acuerdos con Vox. No obstante, la manifestación se llevará a cabo porque «activistas históricos» de la cosa se han comprometido a conllevar la pancarta inicial. Entre ellos, Boti García. Gracias, Boti.

El lema es acertado e interesante. ‘Mayores Sin Armarios: ¡Historia, Lucha y Memoria!‘. Se admitirán, por supuesto, las camisetas con la efigie del Ché Guevara, que se hartó de asesinar personalmente a decenas de homosexuales y ordenar a otros la ejecución de muchos más. Y menos mal que en aquellos tiempos de la santa revolución cubana, sólo los hombres afeminados eran los perseguidos. Los L, los G, los T, los B y los Q, se salvaron por los pelos».

Y añade:

«Cuando he sabido que se excluían a representantes de partidos políticos con bastantes homosexuales a bordo, he sentido una honda preocupación. Años atrás, prohibieron la presencia de homosexuales israelitas -En Israel no se persigue la homosexualidad-, y se admitieron delegaciones iraníes, cuando en Irán a los homosexuales, gays o simplemente maricas, no los fusilan como gustaba al Ché Guevara. Los izan como muñecos a las grúas y los ahorcan, sin juicio ni vainas».

Un artículo muy acertado el de Ussía, que deja por los suelos a los organizadores del Orgullo gay.