Padre carta dirigida hijo de 10 años
Palacio de Justicia de Sevilla (Wikipedia)

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

La dictadura de la ideología de género

Lo publica Europa Press y es uno de esos casos surrealistas que se están normalizando de una forma muy preocupante en España. Una pareja se separa, ella le demanda a él y tienen que ir a juicio, un juicio penal. En esa demanda tiene que intervenir el hijo de ambos, un menor de 10 años.

La hermana de la denunciante, por tanto tía del menor, escribe una carta a su sobrino de 10 años insultando a su padre y diciéndole qué es lo que tiene que declarar en el juicio que se va a celebrar con motivo de la demanda interpuesta por la madre. El padre abre esa carta por error, puesto que se llama igual que su hijo, y utiliza esa carta para defenderse en el juicio, juicio que al final gana.

Y ahora la autora de esa carta, la tía del menor, demanda al padre solicitando una indemnización de 3.000 euros para ella y otros tantos para el menor, pero no solo es eso, además pide dos años de cárcel para el padre por haber abierto esa carta. La buena noticia es que la Fiscalía pide la libre absolución del hombre ya que entiende, como es lógico, que el padre está ejerciendo la patria potestad sobre su hijo.

¿Cómo es posible que algunas mujeres lleguen a estos extremos tan absolutamente miserables para acabar con un hombre en una separación y amparándose en la Ley de Violencia de Género? Es incluso indignante que pueda llegar a celebrarse semejante juicio. Un juicio en el que una mujer reconoce haber escrito una carta con el fin de manipular a un niño de 10 años y ponerle en contra de su padre.

¿Acaso es esto lógico? ¿Qué puede esperar un niño de una madre y una tía que actúan de esta forma, que no tienen el menor pudor incluso en utilizarle a él con 10 años para que vaya en contra de su padre? A ver si de una vez por todas conseguimos tener en España la tan cacareada igualdad que tanto piden las feministas y conseguimos que un hombre y una mujer sean iguales ante la Ley y no como estamos ahora. Ahora el hombre es perseguido y considerado culpable de entrada.