Junta de Andalucía

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

Uno esperaba que cuando estos tres políticos llegasen, bueno tres no, son dos, aunque llegaron tres con todas las promesas bendecidas por los votantes que les encumbraron al poder de la Junta de Andalucía y viendo de cómo estaba en sus últimos estados de permanencia, estos dos dirigentes fueran hacer algo más contundentes, tanto en los cambios más apremiantes para el buen desarrollo que se imponía este cambio en Andalucía. Pero visto lo visto y creo que se está viendo, que no. casi todo sigue igual. Pongamos por primerizo asunto como es la Sanidad. En ella creo que sustancialmente lo que ha ganado, o mejor dicho, solamente ha sido en el cambio de Consejero de Sanidad a Don Jesús Aguirre Muñoz. Porque los directores hospitalarios siguen siendo los mismos eso sí, se han cambiado los cromos unos con otros cambiando entre sí los hospitales. A lo mejor, supuestamente, no tendrían personal para sustituirlos o en su caso, no atisbaban ganar las elecciones. Por ello, posiblemente se les haya cambiado el paso para esta necesidad de hacer estos posibles cambios.

Comprendo que Andalucía con sus 46 hospitales de cabecera más los agregados pudieran tener 60, pero de ahí a ese cambio que se preconizaba que se iba hacer hay un abismo de espera en estos 5 meses. Esta espera de cambio, teóricamente podría suponer muchas “cositas” que después de todo se podrían quedar en aguas de borrajas. Donde se está viendo que las listas de espera eran aún mayores que las apuntadas en las listas. Imagino que con el PP y Ciudadanos tendrían personal para ubicar algunos más de los que se está haciendo. Al enemigo no hay que darle espera, ni tan siquiera agua.

La negación de la propia sanidad andaluza se ve, al menos eso dicen, incapacitada de dar información a los medios y que, por medidas técnicas, y creo yo, por tanta mentira, que lo justifique después de 5 meses esta tardanza en averiguar este tinglado. Los últimos ERE ahí van capoteando el temporal. La propia Junta no sabe cuánto le queda por pagar en prejubilaciones de estos ERE, en cuanta referencia a Delpi, donde este se aproxima a 191 millón de euros.

Y como si fuera poco, Andalucía puso al parecer “embajadas” en Madrid y Bruselas a través de la agencia Idea, otro chiringuito que tiene esta Junta mezquina y ramplona y agárrense a este dato, del día 6 del 5 de este año (ABC) “El Gobierno autonómico ignora cuánto dinero tiene aún pendiente de pagar a los ex trabajadores que se prejubilaron a costa de la Junta de Andalucía durante la pasada década. El anterior director general de Relaciones Laborales y Seguridad y Salud Laboral de la Junta, Jesús González Márquez, respondió por escrito a ABC que «esta Dirección General no dispone de la información solicitada, ya que un tratamiento informatizado de uso corriente no permite coordinar las diferentes fuentes de las que habría que obtener la información y cruzar los datos según lo interesado».

Chúpate esta, y ¿cuándo terminaremos de comernos el polo? Mientras tanto los ERE siguen cuesta abajo por la Calle Palos de la Frontera.