Monedero Errejón piolet
Monedero y Errejón

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Esto es lo habitual en el comunismo

El comunismo solo tiene un fin y ese no es otro que el poder. En cuanto el poder desaparece, o corre el peligro de hacerlo, empiezan a llover puñaladas traperas entre los antes “camaradas hasta la muerte”, o piolets como aquel que Stalin le dejó a Trotski incrustado en la cabeza como bonito recuerdo.

Tras el desastre electoral que ha sufrido Podemos en las pasadas elecciones municipales llueven los reproches dentro y fuera de la formación podemita. Antes se querían, se adoraban, sí se puede, tic, tac y ahora lo único que hay son puñaladas por doquier y reproches entre antiguos amigos inseparables.

Antes se besaban en los morros y se daban pellizcos por debajo de la mesa. Hacían manitas a escondidas e incluso llegaban a meterse mano. Pero ahora el poder se aleja y se odian a muerte. No se pueden ni ver. Eso es lo que le sucede a Monedero con Errejón. El hijo del simpatizante de Vox, un gran padre el que tiene Monedero, no ha podido más. Le ha entrado el ataque de cuernos y ha arremetido contra Errejón a través de las redes sociales. Como si no hubiera un mañana.

Y las cloacas convencieron a @ierrejon para que rompiera Podemos. La ambición ciega. Y metió en esa aventura a @ManuelaCarmena, con la que habíamos unido a toda la izquierda en Madrid. Conclusión: sube el @psoe y la derecha recupera Madrid. ¿Te ha merecido la pena Íñigo?


Pues querido Juan Carlos, agua y ajo. Hay muchas cosas que no le han venido bien a Podemos, en primer lugar ser comunistas. Pero llegados a este momento de reproches, que te juro que me encanta, también se te podría reprochar a ti el pastizal que te llevaste de Venezuela y por el que tuviste que dimitir, ¿no crees? Pero por mi no lo hagáis, no paréis de daros caña. Es muy, muy divertido y lo estoy disfrutando.

1 Comentario

  1. Lamentable vuestro discurso. Falta veracidad e imparcialidad y rigor y sobra verborrea. Poca formación académica, más bien adoctrinamiento con finalidad propagandista. Estamos en el siglo XXI, no nos retraiga a una época ya pasada.

Comments are closed.