Críticas de Pablo Motos a F@158uk
Pablo Motos mostrando la publicación que pretende estafar a los usuarios de [email protected]

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

Seguramente muchos de ustedes también lo habrán visto

Es posible que muchos de ustedes hayan visto una publicidad similar muchas de las veces que hayan accedido a su muro de la red social [email protected] Aparece promocionado un artículo marcado como publicidad en el que aparece la fotografía de algún famoso recomendando un sistema “mágico” y muy efectivo para hacerse millonario en poco tiempo.

Hubo una temporada que el protagonista de ese artículo era Sergi Arola, pero también aparecen otros personajes famosos, entre ellos Pablo Motos. Tal y como muchos sospechábamos y, como por otra parte es normal en ese tipo de anuncios, la publicidad es falsa y se trata de una estafa.

Pablo Motos denunció en el día de ayer en su programa que ha estado reclamando a través de sus abogados a [email protected] y tratando de localizar a los editores de esa web para que retiren su imagen pero sin ningún éxito. Lo que resulta indignante es la respuesta que le da Facebook a sus reclamaciones, tienen mucha publicidad y les es imposible controlar a todos los anunciantes. Es decir, confiesan que son incapaces de controlar lo que tienen entre manos.

Lo que sí controlan, y de qué manera, es que muchas personas y publicaciones estemos siendo expulsadas de esa red social por nuestro pensamiento político y curiosamente, oh casualidad, poco antes de las elecciones generales. Son capaces de echar a la gente por su ideología política pero no a las publicaciones y empresas cuyo objetivo es la estafa de los usuarios, es decir, de los clientes de [email protected]

Parece que los responsables de “Caralibro” no saben aquello de que torres más altas han caído y siguen mirando el mundo desde su pedestal. Sin hacer ningún caso de los requerimientos de sus clientes, a los que ni siquiera se dignan a contestar, o de demandas tan evidentes y escandalosas como la expuesta por Pablo Motos. Mucho tienen que cambiar los responsables de ese tinglado si quieren seguir adelante. Los escándalos que les rodean cada vez son mayores y cada vez menos justificados.