rajoyistas

Hasta esta mañana, cuando pensaba en el referéndum ilegal del 1-O en Cataluña en 2017, en mi cabeza y como máximos responsables de esta afrenta a España, aparecían tres nombres que por orden de responsabilidades son Rajoy, Soraya y Zoido. Tras leer el periódico me he dado cuenta que esa lista estaba incompleta, había un cuarto nombre y es el del entonces Sub-Delegado del Gobierno en esa autonomía, Enric Millo, “injustamente olvidado” en vista del reciente premio que el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno le acaba de hacer. Le ha nombrado Secretario General de Acción Exterior. Eso sí, en el curriculum para la Junta ha pasado a llamarse Enrique. Las carcajadas en Cataluña tienen que ser de campeonato. Imaginan por ejemplo a un andaluz como Zoido responsable de relaciones exteriores en la Generalidad de Cataluña, no lo imaginen, es del todo imposible. Casi al mismo tiempo, el presidente del partido de la calle Génova hacía unas contundentes declaraciones distanciándose de la línea ideológica de VOX así como de su líder Abascal.

Con la llegada de Pablo Casado a la presidencia de su partido, las personas que respiramos en clave liberal recuperamos la fé en el mismo, máxime al llevar de la mano a Daniel Lacalle, conocedores de la necesidad, hoy en día, de ese partido en la política española. Desgraciadamente, ya nos lo pareció entonces, hoy se demuestra que no corto las cabezas necesarias para que la vuelta al liberalismo fuera real.

Lo que, desde fuera, en la noche del pasado dos de Diciembre y tras las autonómicas andaluzas, fue un gran éxito de Pablo Casado, al conseguir parar la sangría que provocó Rajoy, se le convirtió en todo lo contrario. Los caprichos del destino dieron la presidencia a Juanma Moreno que a su vez rehabilitó a muchos de los que estaban destinados a desaparecer o a pasar a la segunda fila del partido y dando lugar así al inicio del cisma existente. La posición de estos, sus actuaciones y los que salvaron la cabeza, han sido determinantes para el fracaso en estas últimas elecciones y a su vez debilitar la posición del líder del partido.

No estoy dentro de la cabeza de Casado pero estoy seguro que sus últimas declaraciones han tenido mucho que ver con la presión de los rajoyistas. Mucho más experimentados en estas artimañas aprovechando los malos resultados. Casado sabe que VOX no es de extrema derecha, sabe que lo que propone ese partido se ajusta a la justicia, aunque, algunas veces, excede a leyes aprobadas en los últimos años a propuesta del lobby de la dictadura de género y de los de las trincheras que por supuesto son contrarias a los Derechos Humanos y a la propia Constitución Española. El futuro de Casado y de su partido pasa por retomar el mando que a su vez pasa por cortar las cabezas que dejó pendiente, además de recuperar el camino de la verdad y de la justicia y que como he dicho antes, no siempre coincide con el de algunas leyes aprobadas “de aquella manera”.

También te puede interesar...


Artículo anteriorTres en uno: PP, C’s, VOX
Artículo siguiente‘El País’ se ve obligado a rectificar un vergonzoso titular sobre el infarto sufrido por Iker Casillas
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.