Podemos Amancio Ortega
Tuit de Pablo Iglesias contra Amancio Ortega

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

Solo hay que mirar a la España actual

Para nuestra desgracia, España es un país en el que se padece un problema muy serio, uno de nuestros pecados capitales que no es otro que la envidia. Pero decir que las razón por las que Podemos detesta a Amancio Ortega es la pura envidia, sería demasiado simple, aunque también influya.

Las razones se basan en la ideología de un partido comunista como ese y de una idiosincrasia especial que tenemos en este país y que será mucho más difícil que cambie. En primer lugar, Podemos es un partido comunista y como tal no cree en la propiedad privada porque, además de ser una forma de libertad del individuo, es muy difícil manipular a una persona con independencia económica y eso es algo que llevan fatal.

Hoy mismo se publicaban unos datos que justifican también noticias como la del ataque de Podemos a Amancio Ortega. Publica el diario ABC que España ha sumado 300.000 funcionarios más en cinco años. Y algo así no tendría nada de malo si la administración funcionara todavía con máquinas de escribir o papel y boli, pero no es el caso. Lo que busca este estado, comunista ya, en el que vivimos es la absoluta dependencia del estado. Se busca a gente que necesite del estado para vivir ya sea por subvenciones, a modo de limosna, o por sueldo público.

De esa forma el estado se convertirá en absolutamente necesario para la persona que viva de él y se conseguirá lo que el PSOE ha hecho en Andalucía durante tanto tiempo: tejer una red clientelar con la que mantener el poder durante décadas.

El emprendedor, el empresario, la gente que se juega su patrimonio para prosperar no gusta a los podemitas, ya sea al altísimo nivel en el que está Amancio Ortega o a un nivel muy inferior de simple autónomo con cierto éxito en los negocios. El empresario, el autónomo, el emprendedor, está mal visto tanto por Podemos como por la mayoría de los partidos de izquierda. Para ellos son siempre delincuentes, defraudadores o ricos cuyo único empeño es defraudar al estado.

Pero esto es completamente falso. El autónomo, o el empresario de alto nivel como Amancio Ortega, se ha jugado su patrimonio y su dinero para haber llegado donde ha llegado. No es el demonio que nos quieren hacer ver estos envidiosos y perjudiciales partidos de izquierda. Genera riqueza y puestos de trabajo pero tiene algo que la gente como los podemitas no puede ver, no dependen de nadie. No necesitan de la limosna del estado para subsistir y eso provoca que no sea un ciudadano fácilmente manipulable, que es lo que estos partidos necesitan.

Y lo peor, parece mentira que estos ataques los lideren personas que no ha trabajado nunca en la vida fuera del empleo público. Y pero aún, gente que con pocos años de trabajo como diputados, han conseguido amasar tal cantidad de dinero que son capaces de comprarse una mansión de lujo en una de las mejores zonas de Madrid por cientos de miles de euros. Ese tipo de cosas son las que deberían ser investigadas y perseguidas.