elecciones

Las estadísticas de estas elecciones al menos, a mí, no me cuadran, ni me dan síntomas de regularidad, algunos periódicos lo precisan con una fuerza casi absoluta, la realidad creo que no es necesaria por los encuadres que estos diarios nos hacen ver, sin embargo, hay otras consideraciones que llevo viendo desde hace más de 3 lustros, más o menos, hasta que llegó Podemos y después los chiringuitos de este partido y ahora con la llegada de VOX se ha roto esa homología que había antes. Bien es verdad que los tiempos cambian lo mismo que las personas, lo mismo que el estatus de las personas. Con todo esto, he de decir que dos y dos son veintidós y dos más dos son cuatro.

Llevo muchos años de apoderado en las votaciones en distintos colegios, e incluso en barriadas diferentes, en los escrutinios al final de la noche, he visto que, a la hora del recuento, en los mismos partidos hubo una desigualdad que antes no lo había, esa desigualdad sigue lo mismo, el estatus social que había antes en estas barriadas, ha aumentado una enormidad a la baja.

He visto en uno de esos WhatsApp atribuido a Arturo Pérez-Reverte, que como todos conocemos estos artilugios, lo pongo en cuarentena si es de él o no: “De nada sirven las urnas si el que mete la papeleta es un analfabeto”, por desgracia, leyendo esto,  y viendo mis años in situ las elecciones se ven de otra manera, las estadísticas y las componendas que hacen ahora los periódicos, los cuales solo hablan ahora de abstenciones, los crecimientos, las combinaciones y los votantes que se fueron de un lado hacía otro. Esto último me da risa, cuando yo he visto en estas selecciones que no es así, hay muchas personas que han cambiado de voto, pongo de referencia a VOX porque se ha  visto su aumento como nuevo partido, ya que el pregonar que este partido ha recibido votos del PP, no es así, no sólo  ha sido en un colegio.  No seré yo quien difiera de algunos periódicos, pero lo que yo he tenido desde mi punto de vista en directo, me dice lo contrario.

Los resultados son los que son  y no hay que darle más vueltas.  Siempre he dicho que las encuestas, no sirven para nada. Pero, la verdad es bien distinta. ¿Qué me dicen sino hubiera existido esa ley D´Hont, que supuestamente fue deliberada por personajes oscuros, no hubiera existido, tal como lo pregona las estadísticas? Otro gallo cantaría, y luego que no me digan que la democracia existe en España. Tanto el PP, el PSOE, no tienen huevos y ovarios para finiquitarla de una vez esta ley torticera e injusta desde el momento en que nació. Esta elección nos ha dejado en el alero dos cuestiones diferencias una de la otra aunque estas dos conviven unidas, una es la que he dicho de esta de ley D´hont y la otra es que por esta circunstancia indiscriminada de ley maldita, nos deja hipotéticamente a España a la deriva y como no, no queríamos arroz, pues ahí tienes dos paellas. España necesita leyes nuevas, las que hay se han quedado obsoletas. Si lo salido en las urnas es la voluntad del pueblo que venga Dios y lo vea, pero como soy demasiado demócrata, lo acepto, lo que no admito es el engaño a que estamos sometidos el resto de partidos y como no también los españolitos que vamos con las manos limpias `para depositarlas en las urnas.