ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Lo de Carmena les ha sentado fatal

Parece que los furibundos y sectarios titiriteros andan que fuman en pipa tras los resultados electorales de la Comunidad de Madrid. Estaban como locos pensando que Carmena gobernaría el ayuntamiento y el cura Gabilondo la comunidad de Madrid. Y lo peor para ellos es que vivieron con esa ilusión hasta prácticamente el final del recuento puesto que fue al final cuando los resultados dieron un vuelco.

Comenzó con un tuit sectario y ridículo Ismael Serrano. Serrano, que es un auténtico moñas cantando y cuyas letras son de una cursilería más propia de mayo del 68, publicó un mensaje en su cuenta de Twitter altamente ofensivo contra la Policía con el que demostraba que lo de su “poesía” no es más que una pose ridícula para facturar. Va de sentimentaloide pero cuando se pone a hablar de política es un radical más cercano a los chequistas del 36 que a un demócrata convencido.

Decía Serrano: “Hala, madrileños, ya sabéis: oferta en multas, fuera Lenin de los despachos, la zoofilia fuera de los colegios, atascos de madrugada en Madrid… Sería gracioso si no fuera por el escalofrío que da una policía municipal controlada por la ultraderecha, por ejemplo“.


El tuit de Serrano era contestado por el periodista de El Mundo, Javier Negre.

Y a partir de ahí Serrano, que no es más que un sectario, arremetía contra Negre llegando incluso a tergiversar y manipular lo dicho por este en sus tuits. Se sentía insultado, cuando no hubo insulto alguno, y le reprochaba no ser capaz de reconocer su alegría por el resultado electoral cuando Negre no la había ocultado en ningún momento.


Y entonces llegó Juan Diego Botto, que debe andar como loco porque se hable de él ya que no se come una “rosca” desde hace siglos y está totalmente caducado y amortizado para la industria del cine desde hace lustros. Nadie le había invitado a la fiesta pero allá que fue él como alma que pierde el diablo.


Y Serrano zanjó la discusión con unos versos de esos de “poeta, súbete la bragueta” y tocando una lira.


Como ustedes verán esta es la evidencia de que la extrema izquierda es incapaz de respetar unos resultados electorales en los que salga mínimamente perjudicada. Arremete contra todo y contra todos y, cuando ven que es posible que se hayan pasado de frenada, achacan a los demás el no haberles entendido bien y ven insultos donde no los hay. Lo de siempre.