franco

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

El pueblo ha hablado (me perdonará Arcadi Espada) y, como siempre, o no, la democracia ha ganado. Han ganado populistas, antisistema, independentistas, supremacistas, racistas, xenófobos, la derecha vasca, la derecha catalana, Bilduetarras, el PSOE. Ha ganado Pablo Iglesias, Otegi, Junqueras, Puigdemont, Pablo Iglesias, Quim Torra, Nuria de Gispert, Quim Torra y Pedro Sánchez. Ha ganado el plagio, la mentira, la manipulación, la deslealtad, el sectarismo, la ruptura. Y hemos perdido la mayoría, incluidos la mayor parte de quienes se sienten ganadores.

No resulta en absoluto sorprendente que el pueblo haya otorgado su confianza a un prepotente, sectario hasta los tuétanos, mentiroso compulsivo y manipulador impenitente; al inventor de todos contra España, al blanqueador de terroristas y supremacistas; a un plagiador que porta un doctorado fraudulento. Tenía, tiene, todos los recursos para hacerlo: los Presupuestos (nuestro dinero), la Radio y Televisión pública (nuestra radio, nuestra televisión), VOX (promocionándolo), la Colonoscopia (así se refiere Enric Juliana a la foto que regalaron las tres derechas en Colón), y Franco. Sin olvidar la estupidez de buena parte de ese mismo pueblo que todavía paga la factura del último y desastroso gobierno socialista de Rodríguez Zapatero.

Tampoco puede sorprender el espejismo del Voxtión ni el hostión sin precedentes que se ha pegado el Partido Popular. Demasiados años propiciando y consintiendo la corrupción (sí, ya sé que otras franquicias están en manos del PSOE y de nacionalistas catalanes y vascos). Demasiados años desviando la mirada de las semillas de odio sembradas por el supremacismo catalán.

Y mucho menos, la actitud de periodistas y periolistos, sindicalistas y sindicalistos, subvencionados y subvencionadas, voceros y voceras que, siendo habituales correas de transmisión sanchista, ahora piden responsabilidad a Rivera para que faciliten el gobierno de Sánchez e Iglesias. Con un par. Diez meses, cuando no años, demonizándolos y ahora exigen que les mantengan. No señores, no. Que se apoyen en sus votos y en sus socios. Que los blanquee su puñetero.

Así que, teniendo en cuenta que el pueblo es soberano, que VOX no se come a nadie, y que Franco no ha venido ni se le espera, a joderse y aguantarse.  Y si quieren y pueden, jodan y aguanten.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL