Entre Pinto y Valdemoro

Llevo tiempo diciendo que los encajes de bolillos de partidos políticos en las encuestas de los periódicos tienen sus guasas, ironías que según sea el director de turno, yo lo tomo a chacota barata. Toda vez que en algunas apreciaciones de algunos de estos referentes a ganancias de pescadores solo son baratijas para personas que no saben dilucidar quién o quienes ganarían las elecciones. O aquellas personas que se acercaban al tío del escapulario y le dice, amigo a quien voto –Algunos me refiero a los periódicos— Sus lamentos van más allá que los posibles exabruptos que se les llenan los mofletes en cuanto van apareciendo  de vocablos que no desean oír. Incluso por el encargado de turno de esa masa de  votantes que perciben según vayan las encuestas o que no desean oír. Esto es el cuento del Mondragón que cada cual lo coge según sea el melón. ¿Me entienden?

La Razón da encuestas en el día 16 donde dicen con total categoría que “se avecinan aires de cambio en el feudo tradicional del Partido Popular, como lo es Castilla y León, y da el nombre de las siglas de la última encuesta (CIS)”. El murmullo de todo este tinglado es mas ensordecedor que los propios escaños que se dan para confrontar unos votos con otros. Ahora resulta que es el partido Ciudadanos el que podía dar la clave al PSOE. “Ahora los 1.971.913 electores de Castilla y León son los que tienen la palabra, y todo está por decidir en unas elecciones muy inciertas, el próximo 26 de mayo, para elegir a sus 81 procuradores en las Cortes, 12.627 concejales y eurodiputados. El cambio que según el CIS se propiciaría haría que la formación del Parlamento autonómico cambiase de color, y sitúa como actores claros de negociación al PSOE y Cs.” (La Razón).

Bien es verdad que los números cantan que es una barbaridad para quien han hecho estas encuestas. Como se ve Ciudadanos es siempre el más beneficiado. Estoy hasta los tolondrones  de tanta gobernación  administrada por los periódicos de turno; en estos días veremos cada diario  hocicar según sean sus preferencias y el color del partido en cuestión. Señores ahora va de colores desde el rojo al morado y desde el azul al naranja, para estos señores el verde no existe. Qué le vamos a ser, es la ley del embudo. Mientras tanto Iceta el bailarín Catalán del PSOE pedirá amparo al TC tras la actitud “sectaria del soberanismo” Aquí el que no canta, algo tiene en la garganta.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL