hotel de los líos

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

Si mirásemos las películas de los hermanos  Marx tendríamos todos sus títulos  para ponerlas todas en esta publicación,  desde la primera al último reclamo. Con todas estas, al menos, yo me he reído lo suficiente para  las que he visto y que conste  han sido casi todas. Nada más que ver las posturas de la cara de Groucho. Me empezaba a reír de tal manera que me ponía a toser de lo lindo, era mucho más que eso, me iba al final de las butacas para no molestar a los demás aficionados al cine.

Ayer estuve viendo las labias del juez Marchena y los afines del Procés, que con sus charlatanerías trapajosos asuntos pretenden obstruir este lastimososo juicio. No sé cómo lo consiguen estos mamarrachos sediciosos, el Groucho  de estos malabaristas catalanes que solo con verlos nos hacen reís a mandibular abierta. Demasiado bueno es el magistrado Marchena para aguantar tantas miserias de los que allí se encuentran en este juicio, pero viendo las continuas exposiciones que hacen en este circo, donde las provocaciones de estos sediciosos y encubridores, unos detrás de otros, lo estamos viendo. El ensayo que habrán tenido en la cárcel ha sido muy bueno, poniendo trabas en los magistrados que dirigen este juicio.

A este sainete la queda aún muchos más días, esto ha sido el prólogo, ahora vendrán las risas, carcajadas y viendo los mofletes de estos ridículos falsarios, seguramente han encontrado los mejores ensayistas para esta obra de teatro que lo mismo se podría llamar una noche en la ópera o el hotel de los líos. Por menos choteo se ha visto la salida del juicio y suspenderlo e incluso multas cuantiosas para hacer valer la figura del juez de la sala. La buenhomía del juez Marchena está haciendo no caer en la trampa de alterar su buen oficio en la  juiciosa labor que tiene en el tiempo que dura este juicio del Procés catalán. Me da la impresión que todo esto no ha hecho nada más que empezar, demos tiempo al tiempo, a no ser que un bufón más se le suba a la parra del juez Marchena y empiece a coger uvas y se las coma sentado en la mesa ocupada por los magistrados existentes es en este juicio.

Toda la argumentación de estos payasos catalanes y los derivados de este juicio, me da la impresión que habrá algunas maneras y descalificaciones a los magistrados para imponer sus leyes tramposas de estos trepas y fatuos catalanes que cuando se miran al ombligo solo sacarán las musarañas que tiene en ellos.