Blasfemias

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

Las blasfemias son consecuencia de un estado personal de odio y amargura permanente a la religión católica, y ese odio que es una enfermedad mental le lleva a la amargura intrínseca y obsesiva, están sonadas, que sólo le salvará el arrepentirse y pedir perdón así mismo y sobre todo a Dios y a su Madre Santísima.

A los católicos nos han ofendido en nuestros sentimientos y nuestra Fe, y rezamos para que se arrepienten y que se salven. Hay en Córdoba una convocatoria de los católicos a rezar el Rosario, y la petición reparar y desagraviar para que Dios tenga misericordia y permita que éstas personas se conviertan, pidan perdón y se salven.

Guirao, exministro de Cultura, chico de 60 años, socialista, licenciado en filología hispánica, y falta de coherencia mental, habla de libertad de expresión para las blasfemias y las ofensas a los sentimientos religiosos y de la Fe, eso sí, la católica, porque con la islámica se calla, pero ¿sabe este personaje que es libertad de expresión?, porque aunque es una salvajada rajar algo, es también, según su concepto, un acto de libertad de expresión, pues entiendo que es menor rajar una tela pintada que el hecho de pintar una blasfemia expresión injurias contra Dios o personas y cosas sagradas, que cómo filólogo hispánico debe saber que la blasfemia es: “expresión injuriosa contra Dios o las personas o cosas sagradas”. (RAE); y que la blasfemia está penalizada en el Código Penal, artículo 525; al no ser que el filólogo hispánico (?) juegue con la expresión para aplicarla a su gente y no a quién piense distinto a él. De pena. Licenciarse para esto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here