Gazpacho Andaluz

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Ya tenemos aquí “la caló” como la definimos en el sur. Quizás esa fuera la razón por la que descubrimos el gazpacho. No hay nada más refrescante y reponedor en estas fechas que ese manjar. La naturaleza es sabia por mucho que los humanos nos empeñemos en demostrar lo contrario, cuando ella  siempre se sale con la suya, eso sí, a su debido tiempo.

Tenía que darse en la tierra donde en fechas del todo insoportable por la mucha caló, se dan los tomates más apropiados para el mismo. Cuenta la leyenda que tan grandioso acontecimiento se dio un año en el que los agricultores de la zona no sabían que hacer con el exceso de producción de tomates, pimientos, pepinos etc. etc. A estos productos, ya solo quedaba aliñarlos; Ajos, sal, aceite de oliva de la nuestra y vinagre. A partir de ahí la sabiduría del viejo pueblo andaluz, lo fue perfeccionando.

La garantía del éxito al hacer el gazpacho es contar con los mejores ingredientes. Fundamentalmente en utilizar un buen tomate, yo propongo en estas fechas concreta el tomate variedad “Daniela” aunque en breve se inicia la producción de tomate de pera de crianza totalmente natural. Tanto el de la Andalucía Occidental como el extremeño y por supuesto el tomate autóctono del Aljarafe sevillano, llegado el momento. Siempre  que esté bien maduro y por supuesto, un buen aceite de oliva. Con dos kilos de tomates y para un resultado de algo más dos litros, utilizaremos;

-140 gramos de pepino sin piel.

-100 gramos de pimiento. Rojo o verde según el gusto.

-2 dientes de ajos “castaños” pelados.

-2 cucharaditas de sal.

-60 gramos de vinagre de vino.

Si los tomates no estuvieran lo suficientemente maduros, a la hora de trocearlos, elimine las partes más verdes, especialmente los grumos de su parte interna y vuelva a completar la cantidad inicial de tomates. Eliminen el agua que estos desprenden mientras se trocean. Una vez triturado todo junto y perfectamente licuado, añadir 140 gramos de aceite y volver a batir hasta que esta se disuelva.

Si precisa hacer salmorejo, solo tendrá que eliminar el vinagre, doblar la proporción de aceite y añadir 200 gramos de un buen pan, bien duro, por cada kilo de tomate.

Por último, no olviden que; el gazpacho es fuente de hidratos de carbono. Gracias al pimiento, es también una fuente natural de vitamina C. Los ajos dan un efecto vasodilatador. Tiene además vitaminas A y E aportadas por los demás ingredientes. Tienen muchas sustancias antioxidante, sabido es que es lo que más se aproxima al elixir de la juventud.

El consumo regular de gazpacho en la dieta de una persona disminuye de forma importante la probabilidad de aparición de algunos tipos de cáncer, debido a la mayor ingesta de verduras, lo que se ha demostrado que reduce finalmente su incidencia.

Por último recordar que el número de visitas a la frutería es inversamente proporcional al número de visitas a la farmacia.

 

También te puede interesar...


Artículo anteriorCésar Vidal destapa a políticos, jueces y separatistas que están siendo financiados por George Soros
Artículo siguienteDesde Córdoba la sultana a San Sebastián la bella
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.