vox

La Junta Electoral Central, la misma que hizo retirar los símbolos independentistas de los espacios públicos catalanes, por mor de un recurso presentado por ERC, Coalición Canaria y PNV, ha resuelto “dejar en suspenso”, decir que nones, al debate a cinco que iba a tener lugar en Atresmedia. La razón es bien legal, se basa en la ‘proporcionalidad’, a pesar de que pueda ser un desastre, dado que VOX solo sacó en las generales un 2% y hay partidos que sacaron más y no habían sido invitados.

No les vale, la Ley no lo contempla, el hecho de que VOX rompió las predicciones en las elecciones andaluzas, ni que las encuestas los sitúen como partido clave en los próximos comicios, ni que el debate se fuera a producir en una cadena privada, ni que en un debate precedente se convocó a Podemos y Ciudadanos, que no eran nada en el Congreso, y se omitió a UPYD con grupo parlamentario propio; la Ley es la Ley y la JEC no puede responder otra cosa.

No seré yo el que recrimine nada a la JEC pero si a la Ley, a su actualización en el 2011 y a los que la hicieron posible, que fueron todos, en tiempos de Zapatero bajo el interés de dificultar que otros entraran en el juego político en el que unos pocos estaban muy bien posicionados y temían la competencia de cualquier partido nuevo. Vamos tarde para la modificación de semejante embudo de Ley, que organiza la parrilla de los medios privados como si fueran ‘públicos’, metiéndose una vez más, Con una regulación siempre restrictiva, dónde no la llaman.

No entiendo nada. En tiempos donde se pide más participación en la política, ¿por qué la ley avanza poniendo más pegas? ¿Alguien me lo explica?

 

@jmfrancas

Canal de YouTube del autor