bandera independentista canaria

Así son los comunistas. Así es la chusma que dirige Podemos. Dicen que no creen en las banderas, que son símbolos trasnochados y que no les representan. Pero luego bien que las usan, bien que enarbolan los símbolos que les interesan. Y ayer lo volvimos a ver, en Canarias, donde Pablo Iglesias ondeó la bandera independentista canaria. Esa si mola, ¿eh?

Ya hemos visto a Pablo Iglesias con la bandera comunista, con la de la II República, también con la de la comunidad vasca y, por supuesto, con la bandera del orgullo gay, la de Venezuela y hasta la bandera de Bolivia. Y ahora se deja caer con la bandera independentista canaria.

Este es Pablo Iglesias, odia la bandera de España, la rojigualda, pero sin embargo enarbola otras. ¿En qué quedamos entonces?, ¿hay que olvidarse de las banderas?, ¿o solo hay que olvidarse de una bandera? Esta clara la respuesta.

Para los podemitas la bandera oficial de España, la rojigualda, sobra y hay que esconderla, como hizo hace unos días en la Universidad de Málaga, pero sin embargo otras banderas, como las que quieren romper España son bienvenidas y con esas si se hace fotografías, esas si que han de ondear.

¡Qué vergüenza!, ¡qué asco de Pablo Iglesias!, ¡qué asco de Podemos! Pobre gente. Una gente llena de perjuicios, llena de odio, una gente que odia a su país y que abraza todo lo que quiera acabar con España.