28 de abril

Todos los gobiernos son cómplices del desmadre que está ocurriendo en las provincias catalanas. Llevamos tiempo hasta el día de hoy, sean catalanes, vascos, o de cualquier región de España, mirándonos el ombligo sin darnos cuenta en la torre de babel en la que estamos metidos con este desmadre, en un berenjenal empantanado, cada día que pasa nos vamos metiendo entre unos y otros en un potaje que nos vamos a merendar el día 28 de este mes de abril. Digo entre todos porque todos nosotros tenemos una parcela para poder salir de este farragoso asunto que tenemos los españoles que, aunque ahora no llega el turno a este caos catalán, pero si, en cuanto salgan las elecciones y se sepa los cuadrantes de los partidos, creo en mi modesta opinión, será el veredicto que toda España tendrá en sus manos en la hora de la verdad. Por lo que se oye los avispados jurisconsultos del Reino de España, le rinden pleitesías, aquí cada uno tira la china al tejado del vecino.

Ahora todos prometen sinecuras a diestro y siniestro. No importa lo que den ahora, ya que   estamos lo mismo que antes, me atrevo en decir que porque no dieron antes estas prebendas que necesita el pueblo para mejorar las situaciones de pobreza y todos los etc. etc. Nunca nos acordamos de las mentiras de todos los partidos y lo malo de todo esto es que lo saben, conocen la manera de engañarnos y llevarnos al huerto.  Nosotros no podemos hacer nada, bueno, si lo tenemos el día 28. Cada día que pasa estamos más endeudados, cada uno de ellos, se comen las sardinas en su casa dejando al calor de las ascuas a su antojo y gusto. El trabajo cada día que pasa es más precario donde los salarios no pueden bajarse más. Los estudiantes son cada día más iletrados, sin buscar la verdad de la ciencia, donde los políticos   de turno no saben qué salida tienen estos universitarios para cuando dejen las facultades con sus licenciaturas. Cada día vemos comercios cerrados, donde los autónomos no pueden seguir por los impuestos que cada día son mayores, etc, etc…

Reconozco y acepto que hay que incentivar al esfuerzo y a los años de estudios por sacar una carrera, un oficio y trabajo por estos años de hincar el codo, lo mismo que creo en la empresa privada y sociedad de consumo, Los intereses de todos los políticos siguen igual que antes, o mejor dicho, las parcelas de poder. Estamos viendo como los caudillos de la patria solo sirven para arreglar desagües de poca monta, y es más, parchean con pegamentos de mala calidad. Mientras tanto los ríos de euros en subvenciones y otras zarandajas se van por el mar del olvido con la frialdad y desafecto de los armeros de esta patria corrompida y empeorada desde hace muchísimos años.

Yo he conocido dos regímenes en nuestra España, el de Franco y el de nuestra Constitución Española del 78, dos formas de Estado muy diferenciadas una de la otra. La primera fue un régimen político y absoluto que conocemos todos los que vivimos y estamos al tanto de aquel mandato en las circunstancias que nos sometía aquel sistema de gobierno. En el segundo, el actual, aquel que votamos democráticamente, abriendo una Constitución con algunas leyes inciertas que ahora estamos viendo y otras de innegable certeza en cuanto el método y procedimiento de las leyes establecidas por los padres de la patria de nuestra Constitución.

Ahora dentro de unos días, tenemos delante de todos los españoles unas nuevas elecciones para formar Gobierno de España. Es hora de afrontar nuevamente e ir por todas y esas todas, no es ni más ni menos, saber a quién votamos. Si queremos que nos manden los que había, ya los conocemos, y si queremos a otros también los conoceremos si miramos sus deberes que se han impuesto. Ahora estamos a tiempo de no equivocarnos. Por un lado, tenemos al PP y a Ciudadanos y, por qué no decirlo, junto VOX. Y por otro lado al que okupa el sillón de la Moncloa con sus amigos de siempre. Que Dios reparte suerte y nos coja confesaos.