Estúpida excusa Luis Llach Vox juicio 1 octubre
Luis Llach delante del tribunal

Luis Llach hace muchos años que perdió el norte

La verdad es que siguiendo el desarrollo de los interrogatorios del juicio por el golpe de estado del 1 de octubre de 2017 en Cataluña, uno se encuentra con declaraciones absolutamente ridículas e inimaginables, sobre todo estando delante de un tribunal.

Una de las más ridículas, e incluso estúpida, ha sido la protagonizada por ese tipo llamado Luis Llach que, de haber tenido norte algún día, es evidente que lo perdió hace mucho tiempo. Llach se ha mostrado a lo largo de todo este tiempo como una de las grandes vedettes del independentismo, protagonizando día sí y día también, “momentos estelares” más propios de una mente sin madurar, que la que debería tener una persona de una tan avanzada edad como la suya.

En su declaración delante del Tribunal Supremo llegaba el momento de contestar a los abogados de Vox y no lo hizo. Pero lo relevante no es que no lo hiciera, lo relevante es la estúpida excusa, el ridículo argumento que utilizó para no hacerlo: “Como ciudadano homosexual e independentista y aspirante a ciudadano del mundo estoy en desacuerdo con que me hagan preguntas“.

La única evidencia que queda patente con esta respuesta es que Luis Llach es un auténtico cobarde y que le incomodaba, sobremanera, ser preguntado por los abogados de Vox. Pero no le incomodaba por quién le hiciera las preguntas, le incomodaba por las preguntas que le hicieran. Esas preguntas habrían puesto a este lerdo entre la espada y la pared y, obviamente, es mucho más cómodo evitarlas utilizando ridículas excusas. Ridículo, un adjetivo que es la base de la vida de este patético cantamañanas.