Dos viajan

En onda cero en el año 2016 un día, el 15 de abril decía el otrora Pedro Sánchez en el programa Más de uno, que él, es republicano pero que se identifica con la bandera de la España Constitucional: este es uno de los locos. El segundo loco es el desmelenado y enmarañado inquilino de Galapagar. Podemos en su programa electoral propone: agárrense españolitos de a pie, la custodia compartida para las mascotas en el ámbito familiar, esta regulación que propone es para las familias en el seno familiar y, o sentimental y como, también de compañerismo. De carambola le ha tocado a este desgreñado la responsabilidad y custodia del chalecito que se ha ganado por su buen quehacer en la vida de los españoles, por nuestra benemérita la Guardia Civil, este ha solicitado, como si fuese el gran jefe, a los mandos de la guardia civil siete números más de los cuatro que tiene el casoplón para tener una buena seguridad. No sé, pero por los números solicitados, al parecer, será en prevención de que pudieran venir tiempos malos.

Referente a la custodia compartida de las mascotas, no sé cuántas tendrá este despeinado y enmarañado podemita, pero con tal de tener días de asueto, por pedir que no quede. Bien es verdad que los tiempos cambian en algunos conceptos. Las extravagancias de algunos políticos son de locos, pero de locos de remate. Recuerdo a un socialista de los años 1987, donde el Senado le costeó en su chalé el encerramiento, cuyo coste fue de tres millones de pesetas.

No sé si este era más grande que el casoplón de Galapagar, pero yo no sé si me podría permitir pedirle al Senado, al congreso o a las instancias que reparten estos agasajos una solicitud, la cual les hago como deferencia y como soy andaluz y cordobés para más señas, es esta: Viva la madre que os parió a tos y a toas.

Con todas estas inverosímiles, raras apetencias y peticiones de estos políticos han vivido entre nosotros maniáticos y chiflados. Aquellos hospitales, al parecer no eran agradables para una higiene mental de estos enfermos, y ahora parece que no son satisfactorias las unidades mentales que existen en los hospitales de nuestros tiempos. Los hombres y mujeres encerrados eran a veces infrahumanos, no tenían los mismos derechos a recibir tratamientos adecuados que, con cualquier enfermedad, podría ser verdad a medias, antes no había los adelantos de hoy en día, ni el tratamiento no era el de esta época, las diferencias eran abismales en cuanto a procedimiento e incluso el buen desarrollo de aquella psiquiatría. Bien es verdad, que si existiesen ahora los manicomios, estos estarían abarrotados de locos políticos y ya ven, las cárceles están ahora atiborradas de presos políticos.

Hay dos frases de políticos locos uno de Rajoy, y el otro de Esperanza Aguirre, el primero dice: Las decisiones se toman en el momento de tomarse, y el segundo: en Madrid estará permitido todo menos lo que está prohibido. No quisiera dejar para otro día esta frase de Groucho Marx: he disfrutado mucho con esta obra de teatro especialmente en el descanso. ¿Me entienden? ¡Pues claro que sí!

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Ninguno de los dos está loco, en mi modesta opinión.
    Son dos personas EGÓLATRAS Y MALVADAS, que todavía es peor.

Comments are closed.