ETA José Mª Aznar 29 abril de 1995 y en 2001
Estado en el que quedó el coche de Aznar y portada de El Mundo

Hoy se cumplen 24 años de aquel intento de atentado

El 19 de abril de 1995 irrumpió en todas las emisoras de radio una noticia que nos dejó a todos impactados, a primera hora de la mañana, ETA intentaba asesinar al por entonces líder de la oposición, José María Aznar.

Aznar salía poco antes de las ocho de la mañana de su domicilio, en la calle Diego de Ayllón de Madrid.  El Audi blindado, en el que iba acompañado de su chófer, Estanislao Cumplido, y un escolta, enfiló la calle de Arturo Soria y tomó la de José Silva en tomo a las 8.05. En esos momentos los terroristas de ETA activaron los 40 kilos de amosal y otros 40 de tornillería que habían colocado en un coche bomba.

Debido a un error de cálculo, tuvieron que activar la bomba con un cable a unos 300 metros de distancia, no consiguieron su objetivo, que no era otro que acabar con la vida de José María Aznar. Lo que sí que provocaron fue la muerte de un ama de casa, Margarita González Mansilla de 73 años y cuya vivienda fue afectada por la explosión, y 19 heridos de diferente consideración, aunque en su mayor parte fueron heridos leves.

El error de cálculo de los terroristas, debido a la larga distancia a la que tuvieron que activar el explosivo, dejó la parte delantera del vehículo blindado de José María Aznar, 2.000 kilos de peso, atravesada por toda la tornillería usada como metralla. A pesar de ello fue, sin duda, el vehículo lo que salvó la vida al por entonces candidato a la presidencia del gobierno.

Estado en el que quedó el Audi blindado de Aznar

Según el informe de los artificieros, la onda expansiva no habría hecho más daño debido a que se trataba de una calle amplia y con casas bajas. Aznar, quien fue traslado a la clínica Belén para ser atendido por los médicos, solo decía: “Estoy bien, estoy bien. ¿Cómo están los míos?” Preguntando por sus escoltas.

Aznar en el momento de ingresar en la clínica

Los tres intentos de atentado en 2001

Pero ese no fue el único intento de atentado sufrido por José María Aznar, por lo menos que se conozca. En 2001 y con motivo de la campaña electoral de las elecciones autonómicas de aquel año, ETA volvió a intentar atentar contra él en otras tres ocasiones pero ese atentado se frustró debido al mal funcionamiento del lanzamisiles con el que se iba a realizar.

Los tres intentos los desveló el ahora ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el 12 de enero de 2010 cuando ordenó el ingreso en prisión del etarra Pedro María Olano. Según el auto del magistrado la entrega para utilizar el dispositivo de lanzamiento de misiles se habría intentado en hasta tres ocasiones, siendo devuelto en todas las ocasiones por mal funcionamiento y fallos técnicos del aparato.

El etarra Pedro María Olano

El dispositivo de lanzamiento de misiles fue recogido en la localidad francesa de Guethary y su primera entrega se produjo en un paraje montañoso de Hernani (Guipúzcoa) coincidiendo con una visita de Aznar al Palacio Euskalduna de Bilbao para el acto de apertura de la campaña electoral, el 29 de abril.

El segundo intento tuvo lugar en Oyarzun con la intención de aprovechar la presencia del presidente en el aeropuerto de Fuenterrabía, donde se desplazó en avión para participar en un mitin el 4 de mayo en el Kursaal de San Sebastián. La última de las entregas se realizó en Burgueta (cerca de Vitoria), con la finalidad de aprovechar la asistencia el día 11 del líder del PP en un acto en el polideportivo Sansomendi. El presidente utilizó en esa ocasión el avión de Foronda para su desplazamiento al País Vasco.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL