Risto Mejide

No corren buenos tiempos para Risto Mejide. El presentador de Cuatro, que hace unos días era vapuleado por una Alaska que lo ponía en su sitio a costa del catalanismo y de lo que ya hemos hablado en estas mismas páginas, la tomaba con Sofía Rincón, la joven artista que se define como antifeminista. (Risto Mejide ataca a Alaska por trabajar con Jiménez Losantos y se lleva un buen repaso)

Resulta que desde el programa que presenta Risto Mejide llamaron a Sofía Rincón para que opinara sobre una marcha antifeminista. La joven artista dijo que desconocía sobre esa marcha, que era el propio programa el que le había informado de la misma y que, por lo tanto, no podía opinar.

Algo que a Mejide no le sentó muy bien. Y en vez de recnocer su error (o el error del programa), trató de hacerse el gracioso, pero quedó como un auténtico despota y chulo, cortando a Sofía Rincón y despidiéndola de mala manera.

Mal camino el de Risto Mejide. Los errores propios no hay que pagarlos con terceras personas. Y desde estas páginas de El Diestro nuestro reconocimiento y admiración hacia Sofía Rincón, una artista que se expresa sin complejos.