Servicios Sociales Ayuntamiento de Madrid indigentes embarazadas abortar

Esto parece ya un libro de Aldous Huxley o de George Orwell

La verdad es que uno se frota los ojos y se pellizca cuando ve ciertas cosas que están sucediendo en nuestra sociedad y no puede llegar ni a creérselo porque parece que cualquier libro de Huxley y de Orwell se está convirtiendo en una terrible realidad.

Diana es una indigente de origen peruano que está embarazada. Cuando a finales de diciembre fue a pedir ayuda al SAMUR puesto que no se encontraba bien, estos le remitieron a los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid quienes sugirieron a Diana que la mejor forma de ayudarla era que abortara porque “se iba a encontrar mejor”.

Para ello, la obligaban a sacar la tarjeta de la Seguridad Social pero sin explicar el motivo real por el que la necesitaba. Le explicaron que simplemente debía decir que era para controlar el embarazo, cuando la intención era utilizarla para abortar. Diana, tal y como ella denuncia, no estaba de acuerdo con abortar y no quería hacerlo por lo que huyó de los Servicios Sociales.

Ahora ha encontrado ayuda en la Fundación Madrina para continuar con su embarazo y que todo tenga un final feliz. Ella misma lo dice en el vídeo, “por suerte me he encontrado con ellos”.

Es de una gravedad terrible lo que le ha sucedido a Diana. Da miedo pensar el concepto que tienen de la vida en los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid, y mucho nos tememos que en la mayoría de los Ayuntamientos de España. En lugar de intentar ayudar en función a las circunstancias del necesitado, en el caso de una mujer embarazada lo primero que sugieren y por lo que dice Diana, casi obligan, es al aborto.

Parece mentira al extremo que se está llegando en España con la vida del no nacido, no vale absolutamente nada mientras esté en el vientre de su madre aunque esté en el noveno mes de gestación. Ofrecer ayuda a cambio de aborto es tan terrible, tan asqueroso y está tan silenciado en esta sociedad que merece que muchos hagan un pequeño análisis de conciencia.

Supongo que la respuesta de muchos será: es pobre, va a tener dificultades para sacar a su hijo adelante, es lógico que mate al bebé. Matar, porque eso es lo que significa el aborto, la muerte de una criatura no nacida. ¿Es así como ayuda el partido de “la gente” a la gente necesitada? Qué triste, qué asco y qué miedo dan.