abril

El próximo mes de abril puede ser el fin de la carrera político de Pedro Sánchez, el enterrador del PSOE, y fundador del PS, partido sanchista. Será también el fin de bipartidismo en España, con un solo partido, el PPPSOE, o el PSOEPP, a elegir.

Supondrá también la llegada de un régimen de quinto partidos, con el PP, decreciendo, un PSOE hundido, CIUDADANOS, aguantando el tirón, un VOX triunfante, en relación con sus resultados anteriores, extraparlamentario, y un PODEMOS cuesta abajo y sin frenos.

Nunca un chalet había hecho tanto daño a un partido político… La credibilidad de los Ceaucescu españoles ha desaparecido, y es posible que los idus de abril también les pase factura.

Dicho lo cual, un país con cinco partidos principales, más los adosados autonómicos, por no decir abiertamente separatistas, de Cataluña, el País Vasco, y hasta Canarias, nos van a convertir en un Estado ingobernable, al estilo italiano.

Una castuza política profesionalizada, que no profesional, pues la mayoría no saben una o con un canuto, y son personas fracasadas en la esfera privada, muchos de ellos sin oficio ni profesión conocida, y que van saltando de partido en partido, cual saltimbanquis, pues lo único que quieren es chupar del bote…  (Ese bote que permitirá que los diputados cobren hasta el mes de junio, con la paga extra correspondiente, cuando las Cortes ya están disueltas y sólo deberían cobrar los diputados que trabajan realmente, y que son los integrantes de la diputación permanente).

La existencia de diputados cuneros, paracaidistas y tránsfugas, que convierten la política en una especie de prostitución, solo que las putas normalmente no engañan a sus clientes, y esta tropa, sí.

Un Estado en el que hay cinco administraciones distintas, superpuestas las unas sobre las otras, y de escasa, por no decir nula, eficacia: administración local, comarcal, diputaciones provinciales, gobiernos regionales o autonómicos y gobierno central.

19 Parlamentos, nada menos, entre nacionales, Congreso y Senado, y los 17 autonómicos.

Cuando estudié Derecho nos decían que en España había un millón de leyes y normas administrativas… Ahora, fruto de esta diarrea legislativa y reglamentaria –tienen que hacer ver que hacen algo, y “justificar” así sus sueldos-, andamos por los tres millones de normas administrativas, que se dice pronto.

Un ¿Rey? que no sabemos dónde está ni a qué se dedica, un Ejército triturado, y convertido en un ONG internacional, prestando servicios en unos veinte países distintos al nuestro, con un coste económico millonario, mientras que nadie les encarga defender nuestra integridad territorial en Ceuta y Melilla, por ejemplo, en fin, para que seguir.

Que Dios nos coja confesados… Y, por favor, el último que apague la luz, que es un verdadero atraco.

También te puede interesar...


Otras sugerencias



Artículo anteriorAdiós síndromes de Down
Artículo siguienteFeminismo retador
Ramiro Grau Morancho
Ramiro GRAU MORANCHO es Graduado Social, Licenciado en Ciencias del Trabajo y Abogado. Profesor de Derecho en varias Universidades, Públicas y Privadas. Ha publicado veinticinco libros sobre temas jurídicos y sociales, y miles de artículos en prensa, diarios digitales y revistas jurídicas especializadas. Es Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.


1 Comentario

  1. Si el PARTIDO SANCHISTA, PS, COMO MUY BIEN DICE EL AUTOR (pues ni es obrero, ni mucho menos socialista), obtiene muchos millones de votos, será una clara demostración de que en España el número de tontos es infinito.
    ¡No se puede votar a un partido que nos lleva a todos A LA QUIEBRA!

Comments are closed.