La maldición del torero gitano

En la anécdota taurina de hoy os hablamos de la maldición del torero gitano, protagonizada por Manuel Díaz, Lavi, un torero gitano y muy supersticioso, que de esta manera se dirigía al público, para maldecirlo…

«Se refiere que toreando una vez en Valencia el gitano Manuel Díaz, «Lavi», cierto guasón, conociendo lo supersticioso que era, le gritó mientras el diestro trasteaba concienzudamente a un toro de Carriquiri:

— ¡Arrímate más, mal cañí, malditos sean tus muertos!

Desconcertado «El Lavi» al oír esto, la faena se hizo imposible y faltó poco para que el toro volviera al corral.

Y cuando Manuel se retiraba al estribo, al pasar ante el tendido de donde salió la voz injuriosa, hubo alguien que le oyó proferir esta maldición:

— ¡Permita Dios que un bicho te chupe la sangre en el cogote y tengas las manos atás por delante!».