la izquierda y su cobardía

Dicen que el tiempo lo cura todo. Hay cosas que solamente Dios es capaz de  perdonar, en este caso me refiero a la Señora Carmena, Alcaldesa de Madrid, pero a ella le daría igual que se le perdonara por patrocinar la obra “Dios tiene vagina” un sacrilegio solo de pensarlo, esta mofa  solo puede venir de una persona como a esta que la llaman  “señora Carmena” una Regidora que rebosa una inconsciencia  anticristiana, que pensándolo bien y sin reparos por mi parte, esta alcaldesa no tendría ovarios para hacer lo mismo con una obra que se refiera a las creencias religiosas musulmanas. No sería yo quien dejara pasar de comunicarle a la alcaldesa madrileña esta guarrada que le ha hecho con esta afrenta a miles de millones de personas que profesamos la religión católica, solamente de pensar si la obra fuese sobre la antes comentada estaríamos hablando de otra cosita por decir algo.

“Señora” dicho de otro modo he leído por ahí, una frase que dice referente a su mezquindad, impudicia y su libertinaje impropio de una regidora que seguramente le hayan votado muchos católicos, esta frase ahí la tiene “Su fe en la multiculturalidad no es tan sólida como para arriesgarse a sufrir en carne propia la costumbre islámica de rebanar el pescuezo a los que blasfemen contra la religión del profeta Mahoma”. Más claro el agua del grifo. Este último ataque de Carmena, la alcaldesa de la capital del Reino de España, contra los católicos, ha traspasado todos los límites de la ofensa y del mal gusto y además financiado con el dinero de los españoles.  Y a todo esto aún sigue el silencio absoluto y haciendo oídos sordos las jerarquías católicas, por ejemplo, el arzobispado de Madrid sobre este maléfico asunto—que por dignidad silencio— ¿o es que no se quiere quedar en mal con estos políticos de izquierdas?

Toda esta frivolidad creo que se le ha ido de las manos, aunque su postura la llevamos tiempo viéndola y según dice el dicho, viendo el percal se ve la lana. Eso sí, ha escogido usted un buen sitio para representar esta bazofia de representación, el lugar de un Matadero, lugar idóneo donde se mataban marranos y marranas. No le pienso dar más publicidad, por si acaso se hubiese hecho con este fin. La “señora” alcaldesa también se equivoca cuando ha visto las descalificaciones que le hecho alguna prensa y como no, ha dejado en el olvido por parte de la Iglesia. Usted se ha buscado una palabra hueca, solamente con decir “que esto es un despropósito” se equivoca, esto ha sido una marranada para la población católica que hay España. No es la primera vez que su equipo de Gobierno meta la pata en cuanto se refiere a la Iglesia y a Dios, inclusive a todo cuanto se refiere a España.  La impudicia es una mala hierba que sólo crece en los estercoleros.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL