CEOE

El que me haya leído con anterioridad, podría creer que tengo animadversión hacia la CEOE y su actual presidente, señor Garamendi. Nada más lejos de la realidad, aunque si es verdad que no me gusta nada como ejerce esta confederación la labor, que, en teoría, tiene asignada. Hoy he leído varios periódicos en papel y solo uno de ellos, se hacía eco de al parecer un texto que ha difundido la citada patronal sobre las actuaciones que se deben acometer en España para que la economía funcione razonablemente.

El titular de la noticia era “La CEOE exige adecuar la jubilación a la mayor esperanza de vida para rebajar las cotizaciones empresariales” leída la totalidad del texto, proponía otras muchas medidas a mi forma de entender absolutamente coherentes y en el sentido obligado para una patronal que representa a las empresas.

Señor Garamendi; no tengo nada claro que esta confederación, tenga como prioridad la defensa de una legislación razonable para que sus defendidos puedan trabajar con un mínimo de dignidad y de justicia social. Las cuantiosas subvenciones que recibe desde las distintas administraciones públicas dan lugar a mi desconfianza. Pero si yo estuviera equivocado, le diría que su departamento de marketing le está traicionando. Le recuerdo, que el principal y fundamental problema que hoy tienen el empresario, es “la criminalización a la que lo somete la actual sociedad” el empresario a los ojos del pueblo, es un explotador, estafador, anti-solidario, en definitiva, un cáncer para la sociedad. De ahí que cuando cierra una empresa de los cientos que lo hacen diariamente, a nadie le de el mas mínimo sentimiento, de ahí que los trabajadores en muchos casos se sientan híper protegidos con cualquier acción en la que se enfrente a la empresa, aunque sepan que no llevan razón. Este es el autentico estigma que la confederación que usted representa, tendría que tener como prioridad cada vez que propone cualquier acción y cada vez que saca una nota de prensa.

En vez de quejarse sobre la edad de jubilación, que no le corresponde a esa confederación, quéjese de que no sea la empresa la que le haga de recaudador al estado. Exija que las empresas puedan pagar el sueldo bruto a los trabajadores, para que estos sean conscientes de quien es realmente el que los explota y los que se benefician realmente de esta explotación. Hágase una tabla de prioridades y deje para el final, las medidas que cuando lleguen a la sociedad, lleguen en forma de maltrato a la clase trabajadora.

También te puede interesar...


Otras sugerencias



Artículo anteriorLa política de la ilusión
Artículo siguienteLos servicios sociales del Ayuntamiento de Madrid obligan a abortar a las mujeres indigentes embarazadas
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.


1 Comentario

  1. La CEOE es un cascarón vacío.
    Es un organismo político y politizado.
    Prácticamente ninguno, o casi ninguno, de sus supuestos “líderes” ha sido realmente empresario, de los que se juegan su propio dinero.
    SON GESTORES DE DINERO AJENO, y alguno de ellos incluso ex dirigentes del sindicato vertical franquista…
    No representan a la sociedad, ni mucho menos a los medianos y grandes empresarios, pues a los que pequeños se supone que les representa la CEPYME. (Que tampoco es realmente representativa, dicho sea de paso).
    TANTO LAS ORGANIZACIONES SINDICALES COMO LAS EMPRESARIALES, SON GIGANTESCOS FRAUDES A LOS CONTRIBUYENTES, QUE SOMOS QUIENES REALMENTE LAS MANTENEMOS, A CUERPO DE REY, ESO SÍ.

Comments are closed.