carta a pablo casado
Iñigo Arcauz junto a Pablo Casado

Querido Pablo Casado:

Eran las 20´30 h de este viernes cuando estando ya a modo de asueto, me sonó la alerta de mi móvil, para avisarme que me entraba un email del gabinete de comunicación del PP. En ese correo, me venía la lista de todos los nombres de candidatos de nuestra España que serán cabeza de lista de los populares en todas las provincias. Lógicamente la miré para comprobar si mi amigo Jaime de Olano, el fenómeno de los presupuestos estaba y era así, miré también si Movellán el camargués era el cabeza por esa Cantabria que tanto quiero y si ese joven valor que tengo el gusto de conocer por mi residencia almeriense, Javier Aureliano, era el candidato al Congreso de los Diputados, por la mejor provincia de Andalucía, pero no podía dejar de mirar quien iba a ser el candidato de mi provincia natal, de mi Guipúzcoa del alma, comprobando que ponía un nombre querido, amigo y sobre todo de buena gente, IÑIGO ARCAUZ.

Ni te imaginas Pablo el salto de alegría que pegue y el grito que salió de mi garganta, que se tornó en una emoción en la que se me acristalaron los ojos, porque era cierto, en mi provincia natal, en ese lugar tan añorado por mí y tan lejano como es Guipúzcoa, mi amigo Iñigo, iba a ser el candidato de Pablo Casado, para llevar y hacer que los que nos sentimos españoles siendo de esa maravillosa tierra, tengamos con él la voz que precisamos en el Congreso.

Este jueves, mantuvimos Iñigo y yo una larga conversación telefónica en la que una vez más como cada semana, en la que hablamos dos o tres veces, hacíamos un análisis de situación de la política nacional y su traslación a la política vasca, nuestro dolor de cabeza y nuestro sentimiento, hablando con preocupación de la necesidad de preparar un proyecto digno, en clave interna, que te represente como mereces, puesto que el actual, no nos representa tal y como está, porque discrepamos de miedos, temores y ser moderados con un nacionalismo cada vez más dañino para la sociedad y más asesino de la identidad española que nunca.

Hablábamos de recuperar ese espíritu impregnado en los populares por nuestro Goyo Ordoñez, continuado por la gran María San Gil y representado también por alguien tan grande como Jaime Mayor Oreja. Nos parece que otra cosa no puede ser este PP que diriges, Pablo, porque tú conoces bien nuestra tierra y conocías a Goyo, por aquellas jornadas en las que, siendo presidente nacional de Nuevas Generaciones, junto con ese pedazo de mujer como es Isabel Diaz Ayuso, hicisteis campaña política en la provincia, pegando carteles, repartiendo votos y dando mítines, con algún susto incluido que Iñigo lo relata con cierta gracia, pero con la nostalgia de los años de juventud.

Después de una hora continua de llamadas y con el comunicando como respuesta, logré hablar con el “puñetero” de Iñigo la noche de ese viernes, no mucho rato, porque nos conocemos, sabemos lo que somos y no dudamos de lo que pretendemos, es decir, llevar ese mensaje actualizado a los tiempos de Pablo Casado, a una sociedad como la guipuzcoana, que aunque nos hizo sufrir mucho por la acción de los asesinos de ETA, dejándonos sin importantes ejes vitales como eran los compañeros asesinados, dándoles la fuerza que precisan para que ese mensaje de España, de libertad y. De democracia, vuelva a impregnarse en ellos y podamos volver a decir que obtenemos nuevamente la primera posición como fuerza política en la capital y ser un partido imprescindible en la gobernabilidad de Guipúzcoa y de la Comunidad Autónoma Vasca.

Todo eso pretendíamos y sé que Iñigo ARCAUZ, te habrá explicado lo mismo, cuando después de haber tenido ese acto de presentación en Madrid de los cabezas de lista, hayáis mantenido esa conversación pendiente y necesaria, en la que también pretende que aquel chaval presidente de Nuevas Generaciones a nivel nacional, ahora que aspira a ser presidente del gobierno, venga a nuestra provincia como entonces, es decir, a hacer campaña, repartiendo prospectos, votos, tomando chiquitos en la parte vieja y visitando a gente tan maravillosa como Pilar Elías, en mi Azcoitia natal, para ver si en esta ocasión, se atreven a no servirnos café durante la visita, porque somos españoles y del PP.

Pablo, necesitamos que la voz de Guipúzcoa esté en el Congreso y que Iñigo con su fuerza y gallardía de haber sido concejal del PP en el pueblo natal de Arnaldo Otegui y diputado foral, explique a los españoles, la importancia de resucitar ese espíritu popular, renovar ese trabajo de Gregorio durante años, ese liderazgo de Jaime y esa labor silenciosa e importante de María San Gil, para que se vea y sobre todo la voz de estos vascos que nos sentimos españoles, pero que no admitimos ser nacionalistas.

Iñigo Arcauz es la garantía de todo eso y de desarrollar con esfuerzo ese trabajo, con la experiencia de los que le preceden y con la ayuda de todos aquellos que queremos un País Vasco fuerte, libre, constitucional y español.

Así que ya sabes, te guardamos un lugar en nuestro trabajo de campaña, para que te curres el voto para Iñigo y de paso, los vascos, guipuzcoanos y españoles, comprobarán una vez más tu gran calidad humana, tu capacidad política y el hecho de que seas el que inicie la liberación de esta Guipúzcoa y su capital, nuestra San Sebastián del alma, La Bella Easo, vea pronto un alcalde popular, porque el destino nos lo debe y Eta debe retorcerse por ver que aunque nos quitaron esa posibilidad, el trabajo y el esfuerzo de unas ideas y de unas personas, generará una Donosti gobernada por el PP y una Guipúzcoa con influencia popular. Te lo prometemos, Pablo Casado

Un abrazo amigo, hermano, presidente, se te quiere.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here