pederastia en la abadía de Montserrat

La enfermedad separatista acapara todos los niveles de la sociedad catalana y lleva a miembros de la jerarquía eclesiástica a justificar las denuncias de pederastia en la abadía de Montserrat diciendo que esas denuncias son, en realidad, un ataque a Cataluña.

Así están de ciegos algunos, así están de enfermos gracias al separatismo. Y lo más triste de todo es que lo diga un cura, un párroco. Sí, lo dice el Padre Manuel, un párroco del popular barrio de Nou Barris. Así lo ha manifestado en una entrevista al diario ‘El Critic’.

A la pregunta de si ante los escándalos de la Iglesia le incomoda formar parte de esta institución, contesta el Padre Manel que no, y aunque le saben mal se pregunta porqué salen estos casos pasados 40 años en Montserrat, argumentando que es un descarado ataque a Cataluña.

Es decir, para este cura, que alguien tenga la fuerza de denunciar abusos sexuales cuando era niño, aunque hayan pasado 40 años, es un ataque a Cataluña. Algo que no solo piensa este párroco, sino que es aglo habitual entre el separatismo catalán, que considera un ataque contra su tierra, contra Cataluña, cualquier denuncia que les pueda perjudicar. Y es que para esta gente el hecho de que alguien critique a los Pujol, por ejemplo, también es un ataque a Cataluña. Un claro ejemplo de sociedad enferma.

Un planteamiento propio de las dictaduras, de las sociedades sometidas. Así es la Cataluña separatista…