Las encuestas ya no son encuestas

Tenemos muchos días de encuestas por delante. Y las que ya se conocen son muy variopintas, muy diferentes unas de otras; y los son porque obedecen a la cocina del que las paga. Las encuestas ya no son encuestas, son armas de destrucción política, un arma más de propaganda que utilizan los partidos políticos y sus medios afines para intentar llevarse el ascua a su sardina.

Uno se puede creer las tendencias una vez analizadas muchas encuestas, pero no debería creerse una sola encuesta. Como decía Alfonso Guerra hay que pulsar la calle, hablar con la gente y ver lo que piensa, lo que dice, hay que escuchar. Y lo que yo he escuchado está muy lejos de lo que dicen las encuestas…

Tengo claro que los cambios se van a producir, que habrá movimiento de votos y de escaños en comparación a las últimas elecciones generales, pero no como dicen las encuestas.

A estas alturas no creo que el PSOE vaya a ser el partido más votado. Pedro Sánchez ha fracasado, no ha estado ni nueve meses al frente del Gobierno y no ha hecho nada. Y, además, Andalucía le va a pasar factura, ya lo comentaba ayer en estas mismas páginas. Así que no creo que el PSOE saque tan buen resultado.

Por otro lado, Ciudadanos sufrirá en estas elecciones, por veleta, por no hablar claro, porque los votantes de Ciudadanos no saben dónde puede ir a acabar su voto. Muchos votantes de Ciudadanos provienen del centro derecha y no les gustaría nada que su voto sirva para que Pedro Sánchez continúe en Moncloa, por lo que seguramente acaben votando al PP o, directamente, se queden en casa.

El Partido Popular obtendrá mucho mejor resultado del que anuncian las encuestas, porque siempre ocurre lo mismo y porque a muchos les cuesta reconocer que votarán por los populares. El PP de Pablo Casado ha cambiado el discurso, ha variado la estrategia volviendo a ser el PP de siempre. Y eso lo van a reconocer los votantes. Además, el Partido Popular representa el voto útil en el centro derecha.

Podemos será castigado y mucho, porque a la gente no le gusta la inestabilidad, las luchas internas. El casoplón le tiene que pasar factura a Pablo Iglesias. Espero que les vaya mucho peor de lo que dicen las encuestas.

Y dejo para el final a VOX. Mucho votarán al partido de Santiago Abascal pensando que es la solución para sus problemas, como ocurrió con Podemos hace unos años. Hay que reconocer que VOX habla claro y dice lo que muchas personas quieren escuchar, como ocurrió con Podemos hace unos años. No seré yo quien le quite las ganas a nadie de votar a VOX, pero en muchos casos deberán pensarlo, porque puede ser que su voto acabe beneficiando a la izquierda, pues en muchas provincias será complicado que obtengan representación.

Dicho esto, me reafirmo en que las encuestas ya no son encuestas, solo son una pata más de la propaganda política. Y como no son encuestas, el resultado de las elecciones del 28 de abril será muy diferente al que apuntan. Lo que si espero es que este resultado sirva para que vuelva a gobernar el centro derecha en España y Pablo Casado sea su presidente, porque es una apuesta segura para el futuro de nuestra Nación.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL