Ley electoral española

Llevamos muchos años escuchando a toda la gente sensata y con interés en el beneficio de la sociedad e incluso a algún político con cierta pincelada de estadista, hablar de la necesidad de cambiar la ley electoral. Ley que ha permitido, mediante su premio a partidos con representación más que minoritaria, se hagan fuerte en el discurso nacional. Ley que nos ha llevado a la situación actual en la que unos representantes de una parte muy minoritaria de la población española, determine la política nacional.

Es el momento; porque ninguno de estos tres partidos, hoy, tiene garantizada una suficiente mayoría en la proximidad, aunque si tienen, yo diría que asegurado, conformar gobierno entre ellos. Es el momento; porque poner esa propuesta en lo alto de la mesa, serviría para que cada uno de estos partidos delatara sus “verdaderas intenciones” a los ojos del pueblo español y les serviría para que dejaran claro cuál es su verdadera prioridad, si el partido o el futuro de España.

Por España, Una, Grande y Libre que le pueda dar un futuro a sus hijos. Ya están tardando!!!

También te puede interesar...


Artículo anteriorLos colores del Presidente
Artículo siguienteEva Hache, esa mujer de mente tan “privilegiada”, insulta a todos los manifestantes de Colón
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.