Régimen Sanchista manipular datos
Pedro Sánchez

Pedro Sánchez ha montado toda una cohorte de pelotas en tiempo récord

Desgraciadamente la realidad en España sigue siendo así de triste. Quien se sitúa en la vida, quien consigue alcanzar los mejores puestos profesionales en muchos sectores no es el más preparado o el que más se esfuerza, es el que le hace la pelota al jefe, el vendido o el trepa.

Y esto es más evidente todavía con la política. Pedro Sánchez sabe que tener pelotas alrededor es fundamental para la marcha de su negocio y de el de los pelotas. Y como lo sabe, lo está explotando desde el primer día. Lo primero que hizo fue ocuparse de colar a los suyos en la televisión pública y a enchufar a cientos de pelotas a su alrededor, Pelotas, además, muy bien pagados.

Que la manifestación de ayer en Madrid fue un rotundo éxito no es algo que tenga que contarnos nadie, es algo que todos vimos por televisión. Pero el régimen Sanchista eso no lo podía permitir y bien que se ha ocupado de intentar convencernos de que fue un fracaso desde el mismo momento en el que la manifestación terminó.

Medios afines, periodistas a sueldo, famosos esperando algún contrato y distintos miembros de la dirección del PSOE han estado trabajando duro a lo largo de todo el domingo para que en la gente quede, como única sensación de aquella manifestación, la sensación de fracaso. Que hagan lo que quieran porque cada vez engañan a menos gente.

Pero muchos nos preguntamos algo desde la manifestación de ayer. Si tan claro tienen que esa manifestación fue un fracaso, ¿por qué hablan tanto de ella y le dan tanta importancia? Y por otro lado, si tan convencidos están de que esa manifestación fue un fracaso y que sus datos del CIS son tan fiables, ¿por qué no convocan elecciones?

Porque eso es lo que se pidió en la manifestación de ayer: la convocatoria de elecciones. Estamos tan locos los que estamos a favor de la manifestación de Colón que queremos una convocatoria urgente de elecciones a pesar del “rotundo fracaso” de lo sucedido ayer por la mañana. Teniendo tan claro que Sánchez va a arrasar y que todo el mundo le va a votar a él, parece demasiado extraño que precisamente sean ellos los que no quieren ver unas elecciones ni en pintura.