exigencias de Frascuelo

Seguimos trayendo anécdotas del maestro Frascuelo. Hoy con una anécdota que hemos titulado las exigencias de Frascuelo. Una definición clara de cómo han de ser las figuras del toreo…

<<Una tarde del año 1883 alcanzó «Frascuelo» un triunfo muy considerable en la Plaza de Valencia, al dar muerte a seis toros de otras tantas estocadas y un pinchazo.

Las ovaciones que le tributaron quedan a la consideración del lector.

Un aficionado de Madrid que presenció la corrida le preguntó si estaba satisfecho, y Salvador contestó que no.

— ¿Pues qué querías?

— Haber estado mejor. No he quedado contento más que en un toro: en el que le he brindado a Valentín.

— Pues los otros no se han quedado vivos.

— No porque los toros mueran están bien matados — replicó «Frascuelo» —. Para eso es preciso que salgan muertos de la mano y que la manga de la chaquetilla vaya sin agremanes a casa>>.