derechas

Mientras sigue su curso el juicio en el Tribunal Supremo, esperemos que hacia la dura sentencia que los golpistas -supremacistas y separatistas- catalanes merecen sin duda tras proclamar la “república independiente de su casa”, y que no estará completa hasta que la Ley caiga sobre “los 7 pésimos fugitivos”, el devenir de nuestra política, en muchos casos “barriobajera” y de muy baja estofa, continúa su marcha con vistas a la que parece casi deshojada margarita de las “sí pero no” convocadas todavía elecciones generales -“hasta el rabo todo es toro” y el 5 de Marzo queda lejos para un personaje tan “volante”- que el pasado viernes anunció el inquilino de la Moncloa, con un gesto que no era precisamente el reflejo de lo que las encuestas de su amigo y agradecido presidente del Centro de Investigaciones Sánchez, José “Feliz” Tezanos, le regala cada mes en un gasto inútil más, a costa del bolsillo de los españoles.

Todo muy “improvisado” como lo demuestran las “casualidades” que han rodeado el anuncio de la convocatoria, que ya preparaba el okupa y había encomendado hace más de un mes analizar a su gurú personal, Iván Redondo, al que por cierto adorna ahora un juvenil flequillo frente a la calva incipiente que lucía cuando no se cansaba de equivocarse en sus encuestas de tertulia en tertulia. La más llamativa de esas “casualidades” -en mi opinión- ha sido sin duda el anuncio de ese “trabajado” libro del que ha escrito más bien poco y en el que -por lo que se va sabiendo- “cuenta” infinidad de tonterías, imprudencias y muestras de su infinita incultura -no exclusiva- que  relata como intimidades su “negra” de turno, Irene Lozano, encargada “Como decíamos ayer…” de dar “forma literaria” a un folleto preelectoral que salvo por el formato merece llamarse cualquier cosa menos libro y que no se improvisa ni aparece “por casualidad” escasos días antes del anuncio electoral.

Y todo supuestamente apoyado en esa falacia creada de forma tan interesada como irreal, por una serie de medios y no se sabe quién más por detrás de ellos, de hacer creer a parte de la sociedad que esa “derecha” que se implantó en Andalucía y salió a la calle en Madrid el pasado 10 de Febrero, podría beneficiar la continuidad en su poltrona del asaltante al poder, vendiendo su “firmeza” ante la petición del socio independentista, por la que le habría negado el apoyo a los Presupuestos Generales del Estado precisamente después de que filtrara -otra casualidad, sin duda- que dos meses antes, en la “Rendición de Pedralbes”, el desgobierno de España le había aceptado un documento de veintiún puntos que avanzarían en la fractura del Estado.

Una “derecha” formada por tres partidos, uno más extremo, VOX, otro de centro derecha, Partido Popular, y otro que yo no sabría bien donde situarlo dentro de ese espectro de la “derecha” porque estos mismos que hace tiempo empezaron a crear ese forzado trío -antes dúo, porque VOX no estaba ni se le esperaba- lo sitúan ahí, pero a la izquierda del PP y, que yo pueda entender, a la izquierda del centro derecha sólo cabría el centro izquierda que realmente es el verdadero espacio de Ciudadanos, lo que me recuerda un viejo chiste sobre un personaje que lucía un “cambiante” reloj, que resumo lo más posible. Decía este chiste que <<un personaje iba con un aparatoso reloj en la muñeca y en un bar alguien se interesa por él y el portador le dice que “es de oro”, a lo que el interlocutor le responde “¡qué va!, es de metal dorado, que no te engañen”. El del reloj queda pensativo y se encuentra a otro amigo que le pregunta lo mismo y le responde lo que le había dicho el anterior, “dorado”, pero el nuevo le dice “¡qué va! es de oro de veinticuatro quilates, que no te tomen el pelo”. Pasan los días -se pueden repetir varias veces los mismos comentarios en función de la paciencia o el nivel de cañas de los participantes en el relato del chiste- y el mismo personaje se encuentra con otro amigo que le pregunta por el reloj y ya harto de tanto “oro o dorado”, le responde… “tiene días”>>. Pues eso, Ciudadanos… “tiene días”, según como pinten las encuestas, el medio que lo diga y el auditorio que haya delante del cargo naranja de turno. Lo que no deja duda es que este partido salió del Partido Socialista de Cataluña, que la mayoría de los más conocidos de la formación vienen del PSOE o de UPyD -escindido también del PSOE por cierto, es decir de la misma izquierda- y todo apunta a esa tendencia, incluso en su mismo ideario que decía que llegaban a la política “para ocupar el sitio del centro izquierda” antes de que los factores citados lo llevaran a definirse como “socialdemócrata, progresista y liberal”, en una mezcla tan inmiscible como interesada.

Y una prueba más de esa facilidad de “reorientación” -veleidad, lo llamamos algunos intransigentes- del partido naranja, ha sido que nada más producirse el anuncio de adelanto electoral, su número dos, el “Ciudadano Villegas”, como se presenta este señor en Twitter, aparece en rueda de prensa para dejar claro que “no pactaremos con Sánchez ni con los socialistas”. El mismo partido que en la campaña electoral de 2015 -entonces su presidente- había dicho “Ciudadanos no formará parte de ningún Gobierno que no presida” -¿cómo ha hecho recientemente en Andalucía?- y “No apoyaré ni al Partido Popular ni al Partido Socialista”, decía después que “Ciudadanos nunca votará SÍ a la investidura de Sánchez” o “Votaré NO a cualquier pacto de perdedores” pero dos meses más tarde hacían un “pato de perdedores” con el hoy, todavía, presidente del frente popular, que tumbaba in extremis Podemos, uno de los socios del ahora “resistente” Dr. Plagio. El mismo Ciudadanos que, tras el doble fracaso de aquel, había jurado que “nunca apoyaría una investidura de Mariano Rajoy” y que sólo hablaría con el PP si éste no estaba al frente, pero que al final lo apoyó en el segundo debate de investidura de octubre, con la abstención de la mayoría del bloque socialista en el que catorce votaron en contra. En definitiva, como para fiarse del alarde anticipado por el partido naranja del que la candidata a la autonomía de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha precisado que son “naranjita por fuera y rojo por dentro” -como vengo diciendo desde que dieron el salto de Cataluña- y que, pese a formar parte del gobierno andaluz, rompe unilateralmente el pacto de Investidura con el PP en el Ayuntamiento de Málaga, a tres meses de las próximas elecciones municipales.

En definitiva, entre las dos “derechas” y la que tiene días, las innumerables izquierdas más los  nacionalistas de ambos lados y otros allegados a romper España, se prepara una temporadita caliente, me temo que larga, porque puede extenderse más allá de la llamada a las urnas europeas, autonómicas y municipales del 26 de Mayo, fecha en la que, salvo sorpresa muy grande, habrá sido imposible llegar a un acuerdo de investidura del presidente que pueda ser capaz de lograr un pacto de gobierno en menos de un mes, que sería lo mejor para España sin duda para no alargar el tiempo de vacío administrativo que poco beneficia a los que queremos una estabilidad política fuerte.

El Partido Siempre Opuesto a España ha dado el primer paso lanzando un lema de campaña que copia -muy propio del Dr. Plagio y su equipo- a otros partidos que lo han utilizado anteriormente, idéntico -el caso del eslogan de VOX copiado (como casi todo) del PP, que lo sacó en 2015- o parecido -en la Alianza Popular de Manuel Fraga, se dice-, en otra muestra de que no existe improvisación por el no a los presupuestos de los nacionalistas sino que forma parte de una estrategia ya preparada, descolgándose con “La España que quieres/corazón”. Claro que seguro que el PSOE no ha valorado que esa barra añadida se presta a modificar su eslogan por “La España que quieres… quebrar”, ya que esa barra es el signo de aquellos “quebrados” -o fracciones- que nos enseñaban en los primeros pasos de la Aritmética. Se ve que al “redondo” asesor se le ha pasado este pequeño detalle que espero sepa usar la oposición, a la que se lo ofrezco, sin copyright, antes de que la borren o modifiquen.

Una campaña que también Alfonso Guerra se ha encargado de calentar un poco más al responder en una reciente entrevista a la pregunta de si votará a Sánchez, con un “No sé si será el candidato. Usted se adelanta mucho” que, conociendo al personaje no sé si será un deseo o, más improbable, un desliz.

De la otra “derecha”, a la derecha del PP, poco más que decir que no haya dicho ya, salvo recordar la máxima de su principal dirigente, “haz lo que yo diga, pero no sepas lo que yo hago” -que mucha buena gente le compra precisamente porque no sabe como es el personaje-, por lo que no dudo de que tendrá una importante presencia en los próximos comicios, en lo que habrá que extenderse en una fecha más cercana, pero que ahora no toca. Solo reiterar que, pese a lo que dicen algunas encuestas -muy poco fiables algunas e interesadas en el “divide y vencerás” otras-, espero que a pesar del poco tiempo disponible, si se confirma el adelanto electoral el próximo día 5 de Marzo, Pablo Casado -como consiguió en parte en Andalucía- sea capaz de seguir recuperando el descontento con su antecesor en el partido, única alternativa -a mi juicio- de garantizar que no se prolongue el frente popular del pasado 1 de Junio, esta vez por cuatro años, que podrían ser definitivos para la destrucción de España y quién sabe si para algo más, que no tengo la menor duda de que está pactado ya por PSOE y sus socios, si los números dan para la reedición del contubernio.

En fin, que empieza la “batalla” ante la que habrá que encomendarse a todos los santos y, en especial a los del día, entre los que están, curiosamente, San Pánfilo de Cofrino y San Pedro Chanel, malditas casualidades.  El primero por si alguien encuentra similitudes -no de santidad- y el segundo de apellido que le viene que ni pintado al narcisista “autor” del Manual de Resistencia, “íntimo del Rey Felipe VI” y al que la Reina Leticia “corrió a saludar porque también era antigua alumna del Instituto Ramiro de Maeztu”, entre otras revelaciones. Todo eso, claro está después de la primera y transcendental decisión de “cambiar el colchón” -que Moncloa hace como lógica y mínima rutina de higiene- pero que este “modesto” inane se apunta como iniciativa propia, como casi todo lo que no ha hecho desde que llegó y vendió como suyo.

Y en el fragor de la precampaña, la campaña y, Dios quiera que después, porque será señal de que desalojamos de la Moncloa al okupa, Francisco Franco sigue descansando en paz en El Valle de los Caídos, nueve meses después de que su salida se convirtiera en el único punto “programático” y primero a realizar tras el triunfo de la Moción de censura, allá por junio. Seguiremos atentos.

1 Comentario

  1. Muy de acuerdo con el contenido del artículo. Pero puestos a comentar diré que Pedro Sánchez no se ha dedicado a gobernar desde la moción de censura a Rajoy, si no a realizar una campaña electoral tan exagerada que se nos antoja nauseabunda.
    En cuanto al Partido Ciudadanos, llevo mucho tiempo diciéndolo, va con los de la feria y vuelve con los del mercado; por un lado pretende ser de centro derecha pero no quiere que le identifiquen con el PP, y por otra pretende ser de centro izquierda, pero no desea que le asemejen con el PSA.
    En cuanto al PP de Casado, le veo en peligro, pues tiene que hacer verdaderos equilibrios para no parecerse a Vox, que últimamente se le parece mucho, hasta el punto que se le está aconsejando que se olvide del divorcio y del artículo 155, ya que la línea de separación con dicho Partido cada vez es más fina. Muchos piensan que para eso es mejor votar al original.

Comments are closed.