La rivalidad

La rivalidad en el mundo del toro siempre ha estado presente, en algunos casos dentro y fuera de los ruedos, pero en la mayoría de los casos solo dentro del ruedo, porque fuera siempre hay compañerismo y respeto. Algo que no en todas las ocasiones ha ocurrido entre las aficionados. Dice así la anécdota de hoy sobre la rivalidad en el toreo…

<<Las competencias o rivalidades entre los grandes toreros las ha interpretado, por regla general, la gente en todos los tiempos como una honda enemistad entre los que las sostenían.

Muchos no podían concebir que dos diestros que en el ruedo se entregaban a un ardiente afán de superarse mutuamente pudieran cruzar el saludo fuera de la Plaza.

Y para no pocos era inadmisible que Joselito y Belmonte, por ejemplo, pudieran departir amistosamente en la calle, en un café o en otro punto cualquiera.

Este error era mantenido de un modo tan firme que «Guerrita» hubo de decir en una ocasión, refiriéndose al infortunado «Espartero»:

— Entre nosotros no puede haber más competencia que la que nace de querer los dos quedar bien. Por lo demás, somos buenos amigos y nos queremos mucho, y es inútil cuanto haga la gente porque sea lo contrario>>.