Javier Ortega Smith pucherazo
Javier Ortega Smith en Colón

Sin complejos

Uno de los principales motivos del éxito de Vox, bajo mi punto de vista, es el hecho de que exponga sus ideas sin ningún tipo de complejo y sin paños calientes. Uno de los principales motivos para que los golpistas catalanes estén encarcelados y vayan a ser juzgados es la querella presentada por Vox en su momento.

A Pedro Sánchez le están vigilando sus movimientos muy de cerca y eso es algo que aun tipo tan traidor como el presidente okupa le tiene que tener más que preocupado, aunque él esté empeñado en demostrarnos lo contrario. En la multitudinaria manifestación celebrada el pasado domingo en Madrid, el periodista de El Mundo, Javier Negre, hizo una serie de entrevistas en la misma que fue publicando en su cuenta de Twitter.

Una de ellas fue con el Secretario General de Vox, Javier Ortega Smith. Ortega Smith es una de esas personas que está enganchando al votante por hablar claro y no andarse por las ramas en sus declaraciones. Cuando fue preguntado por Negre, Ortega fue muy clarito en su declaración y lanzó una seria advertencia a Pedro Sánchez: “Si sigue cometiendo delitos se lo diremos de otra manera… con una querella criminal”.

De Vox podrán decir sus enemigos todo lo que quieran, siendo la mayor parte de lo que dicen una burda mentira. Pero lo que no podrán decir nunca de ellos es que, cuando dicen algo, y afirman algo con la rotundidad con la que lo dice Javier Ortega Smith, sus palabras no deban ser tomadas en serio y no se deba prestar atención a lo que dicen.

Es evidente que a Pedro Sánchez le tienen muy calado y le tienen atado en corto. De seguir gobernando de la forma que lo está haciendo, con mentiras, traiciones y encamándose con delincuentes como haces, es más que probable que esa querella anunciada por Vox pase a ser un hecho, en lugar de ser palabras, como hasta ahora.

Que se ande con mucho cuidado, el okupa, y que procure ir por el camino recto. De seguir haciéndolo como hasta ahora nos vamos a divertir bastante viendo pasar al presidente no electo por el banquillo de un tribunal.