Ellos mueven el árbol

El 30 de enero de 2019, una vez más se conmemoró el aniversario del asesinato del concejal Alberto Jiménez Becerril y su esposa Ascensión, ya van veintiuno. Al acto asistió representación, creo, que de la totalidad de las fuerzas políticas de Sevilla, incluso alguien llegado desde Madrid. Pero que se sepa en el mismo no hubo ni un solo cargo institucional del País Vasco. Años después de este lamentable suceso, coincidí con alguien que fue concejal y compañera en aquel gobierno municipal de Soledad Becerril, entonces alcaldesa de Sevilla. Me comentó la sensación que tuvieron aquella noche una vez informados del asesinato. Sentí escalofríos escuchando la narración. Aquí en la ciudad de Sevilla no estamos acostumbrados a esas barbaridades y de tan alta cobardía, es posible que tengamos y hagamos otras cosas que a la larga puede que sean incluso más dañinas. No, aquí en Sevilla, no nos damos a esos menesteres.

Los que tenemos ya cierta edad y un poco de memoria, nunca se nos olvidará la famosa y célebre frase del entonces político Javier Arzallus, antiguo jesuita, en los años de plomo de ETA, cuando decía “ETA mueve el árbol y nosotros cogemos las nueces”. Eran los primeros años de nuestra jovencísima democracia. Pasado el tiempo con lo escuchado y leído creo que la frase de ese señor no era para nada acertada. A pesar de que el discurso oficial la admita como piedra angular en el desarrollo de la sociedad vasca y así excusar a los terroristas.

Leí hace tiempo un libro del insigne escritor Nicolás Salas, ya fallecido, fue incluso director de ABC, La Sevilla de la posguerra, de cómo todo la riqueza que se producía durante el gobierno de Franco en Andalucía, el vino de Jerez, las aceituna y el aceite de oliva, únicos productos que entonces salían al comercio exterior, los beneficios de los mismos, en gran medida iban a potenciar el crecimiento industrial de Cataluña y el País Vasco, las dos regiones más largamente beneficiadas a través de la historia en el Reino de España. Que yo sepa por aquella época a ETA ni se le esperaba. Cataluña en aquella época, los años de plomo, también tuvo su intento de grupo terrorista, pero creo que sus conciudadanos se dieron cuenta que “no eran necesario esas formas para seguir ordeñando la vaca” (para que no sea solo el señor Arzallus el de las frases). Antes y mucho antes, los vascos participaron y defendieron a España en todos los gobiernos del Reino, de forma muy notable. El célebre escritor vasco, D. Miguel de Unamuno decía; Soy vasco y por ello doblemente español. Blas de Lezo, uno de los héroes más grande de los mucho que ha tenido España, tampoco se quedó corto al referirse y enorgullecerse de su patria, España.

A pesar de lo que hoy sigan diciendo, que quizá sea como justificante para algunas personas, ETA no era necesaria para conseguir el nivel de prosperidad, superior a la media, que hoy se da en el País Vasco. Mientras, en Sevilla, seguiremos con nuestra tolerancia ilimitada y nuestra forma tan diferente de entender la vida. Seguiremos recibiendo a todo lo que nos llegan de fuera con los brazos abiertos, también a los vascos. Jamás he escuchado en ninguna conversación hablar mal de ese pueblo, del que nosotros, los de aquí abajo, no cuesta entender cómo pueden tener y soportar a una banda terrorista como es ETA, a pesar del discurso engañoso del Sr. Arzallus y los de su calaña.

También te puede interesar...

Artículo anteriorJosé Luis Ábalos, el ministro que solo sirve para sujetarte el cubata
Artículo siguiente¿La vuelta de Soraya?
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.