profanación de las tumbas de Pablo Iglesias y La Pasionaria

Ayer se conocía que las tumbas del fundador del PSOE, Pablo Iglesias, y de la comunista Dolores Ibarruri, La Pasionaria, habían sido profanadas. Un hecho condenable que jamás se debería producir, pues a los muertos se les ha de respetar siempre, sean quienes sean. Un hecho que el PSOE ha condenado, como es lógico, pero que a la vez ha demostrado el sectarismo de los socialistas.

Porque para los socialistas -y para la izquierda en general- si existen muertos de primera y segunda, porque para los socialistas hay muertos a los que hay que respetar, frente a otros a los que se les puede atacar. Sí, nos referimos a Francisco Franco, cuya tumba fue atacada a finales del mes de octubre pasado sin que el PSOE condenara ese ataque.

El PSOE ha publicado varios tweets sobre el ataque a las tumbas de Iglesias y La Pasionaria, pero con ocasión del ataque a la tumba de Franco callaron, no dijeron nada. Eso, como decimos demuestra su sectarismo.

Y es que así son los socialistas. Ellos solos se ponen en su sitio. Poco má hay que decir.