obstáculo para la creación de riqueza es el coste para la contratación

Ayer, muy de mañana, leí una tribuna en un periódico de D. Jose María Ferreira, presidente del Foro Andaluz de Humanismo y Empresa, desconocía hasta ese momento la existencia del mismo, en la que dice que el camino más directo al empleo es la Formación Profesional. Un rato después, acompañe a un amigo a dar un presupuesto para instalar unas persianas metálicas. Mi amigo Pepe tiene un taller de cerrajería. En el camino, la conversación, cosa habitual entre autónomos-microempresarios, derivó hacia la viabilidad, o no, de nuestras empresas. Me decía; Me he tenido que limitar a tener una empresa del todo familiar, mi hermano, mi mujer, mi sobrino y yo. He desistido de contratar a nadie. No encuentro personal con formación mínimamente adecuada y cuando te atreves a contratar a un joven para formarlo, el coste lo hace del todo imposible. Mil seiscientos veinticinco euros que es hoy el coste mínimo de un trabajador (S.M.I.) para le empresa y sin la más mínima formación, es del todo inasumible. Ya quisiera yo, llevarme ese dinero para mi casa después de trabajar catorce horas. Pepe continuaba, está bien informado; Lo más sorprendente de todo, es que todos los meses se paga una cuota para la formación en los seguros sociales y que todos los años se gastan muchos millones en cursos de formación que lo que menos consiguen es formar trabajadores. No soy el único que se queja por no encontrar personal capacitado, más del setenta por ciento de las empresas se quejan de este mismo problema.

Escuchado esto, le comento a mi amigo, lo leído en la tribuna mencionada en la que el señor Ferre Tejera dice “A pesar de soportar en Andalucia un enorme y endémico nivel de desempleo juvenil que supera el 46%, los jóvenes eluden la Formación Profesional, cosa que no sucede en la mayoría de países europeos de nuestro entorno”  y continuo;  Resulta curioso, que con el dineral que se gasta en “cursos de formación”, con la escasa orientación de nuestros jóvenes hacia la Formación Profesional y con  un paro estructural juvenil superior en veinte puntos a la media europea, nadie se pregunte en España a que obedece esta situación.

A lo mejor, es porque los que se tenían que quejar, son los que más rendimiento obtienen de esta situación-Respondía mi amigo y continuaba- Yo tengo un taller de cerrajería en el que mi sobrino trabaja y está ilusionado, pero autónomos de todas las profesiones; carpinteros, fontaneros, electricistas, albañiles y otras muchas manualidades, cada vez hay menos y para ellos, el crecimiento es una utopía y no siempre tienen un hijo o un familiar cercano para darle continuidad. Los que proponen este modelo, saben demás que un joven sin preparación ni formación adecuada, es imposible de mantener por una empresa debido a lo elevado de su coste. Muchos de estas especialidades son auténticos trabajos de artesanía, pero la actual sociedad, solo valora a los universitarios. Esta sociedad apoya y nuestros gestores financian un modelo económico que propone un ilimitado número de universitarios, aunque buena parte de ellos, sean para aumentar las listas del paro o para que se vean obligados a emigrar. Eso sí, por otro lado, a pesar del altísimo paro juvenil, somos de los países de Europa con menor número de alumnos en Formación Profesional.

Me creas una duda amigo Pepe “la intención de los que nos gobiernan al encarecer el coste de contratación a las empresas es para que estas no puedan crecer por no poder contratar o para así mantener un número importante de ciudadanos en situación de dependencia del Estado”.