Fiscal de la Audiencia Nacional Daniel Campos

Si dentro del Ministerio Público, existe un ejemplo relevante de lo que se conoce como puertas giratorias, este lo representa el ex Fiscal de la Audiencia Nacional Daniel Campos.

Este personaje que fue el acusador contra Miguel Bernad tachándole de extorsionador y de ser dirigente de una organización criminal, pidiendo su prisión preventiva incondicional durante casi diez meses, una vez cumplida su misión, por segunda vez pide excedencia en la Audiencia Nacional para incorporarse como en la primera vez a un despacho de abogados, en este caso el de Matías Cortes, caracterizado por otra parte como lo que se conoce como “conseguidores”.

Su función ahora es conseguir que a Eduardo Zaplana se le aplique unas medidas cautelares dada su grave enfermedad, distintas a la de prisión.

Pues bien, este personaje, tuvo la indecencia para mantenerme en prisión, de elaborar un informe falso, alegando que debía continuar en prisión por tener intereses en Estados Unidos, Colombia, Venezuela, Reino Unido.

Toda esa falsedad en dos líneas y sin aportar el más mínimo indicio de tales afirmaciones.

No contento con esta falsedad, admitió la personación espuria y de mala fe y de falta de legitimidad del partido político Podemos en la causa contra mi persona.

Las puertas giratorias que deberían estar prohibidas o al menos reguladas de manera rigurosa, en lo concerniente a Jueces y sobremanera a Fiscales, evitaría comportamientos de miembros del Poder Judicial que ponen en duda su imparcialidad, una vez regresan a la carrera judicial.

Daniel Campos, representa dentro del Ministerio Público el vergonzoso espectáculo de las puertas giratorias del Ministerio Público.

Contenido patrocinado:
Artículo anteriorEl mutis de los borregos
Artículo siguienteNosotras parimos, nosotras decidimos
Miguel Bernad
Letrado del Ayuntamiento de Madrid, donde fue asesor del polémico concejal Ángel Matanzo. Miguel Bernad se presentó en las listas del Frente Nacional para las elecciones al Parlamento Europeo de 1987 y de 1989, y fue su secretario general hasta que el partido heredero de Fuerza Nueva se disolvió en 1993. Bernad registró otro partido, Derecha Española.​ En mayo de 1995, Miguel Bernad fundó el sindicato Manos Limpias, con sede en la madrileña calle Quintana. Desde entonces, Manos Limpias está presidido por Francisco Jiménez Luis y su secretario general es el propio Miguel Bernad.

1 Comentario

  1. Celebro que alguien se atreva a denunciar públicamente las vergonzosas puertas giratorias de los jueces y fiscales, muchos de los cuales nos hacen dudar de a quien sirven realmente…

Comments are closed.