CIS capeador

Primera advertencia: no hay error en el título. Segunda advertencia: lo escrito a continuación está basado en hechos reales de los muchos que suceden bajo el gobierno del cateto, plagiador, embustero y perdedor de todas las elecciones. Una vez dicho lo cual, me dispongo a desarrollar mi tema. Como todos sabemos hubo un caballero español, nacido en Burgos hace diez siglos, llamado Rodrigo Diaz de Vivar y apodado el Cid Campeador.

También conocemos su gran valor, patriotismo y sus innumerables victorias sobre sus enemigos, portando sus famosas espadas Tizona y Colada. Ahora tenemos en España otro personaje, que no ha cumplido ni el medio siglo, innecesariamente viajero, escaso en eficacia y escrúpulos, que nada tiene que ver con el glorioso Cid.

Este personaje que traigo a colación, perdedor de todas sus batallas, en su maléfico delirio -pobrecillo- se ha creído el Cid de nuestro tiempo. Y respaldado con una tropa de solo 84 números y blandiendo su espada “Tezana” ha invadido el Centro de Investigaciones Sociológicas para, con nocturnidad y alevosía y buscando su solo provecho, cambiar las consuetudinarias normas de comportamiento para establecer predicciones electorales de futuro capeando todo lo que haya que capear tratando de desorientar a todos los españoles de buena fe.

Pero a pesar de llevar -en su siniestra- su otra espada, “Calada”, con enorme disimulo, se le ha visto el plumero de su despreciable maniobra.  Y, como sus huestes son cada día más escasas, al ver su desleal y burdo comportamiento, pienso que su final no invitará a hacer romances positivos de su trayectoria, sino todo lo contrario. ¡Al tiempo!